Lne.es »

Gómez Ojea: "De pequeña, pedía a mi abuela una palabra nueva cada noche"

La escritora gijonesa cierra el ciclo de conversaciones de Tribuna Ciudadana previo a la entrega del premio "Tigre Juan" de novela

20.11.2015 | 04:21
Carmen Gómez Ojea, flanqueada por Vicente Duque (a la izquierda) y Rafa Gutiérrez, durante el coloquio.

-¿Qué crees que come Rajoy?

-Comerá grelos... y queso de tetilla.

Este diálogo se produjo en la tarde de ayer, en el marco de un coloquio con la escritora Carmen Gómez Ojea, organizado por Tribuna Ciudadana. La autora gijonesa cerró el ciclo de conversaciones "El Otoño del Tigre", diseñado como aperitivo de la entrega del premio "Tigre Juan" de novela, que tendrá lugar el próximo jueves en Oviedo, en el Salón de Té del Campoamor, durante una cena cóctel para la que hay que reserva plaza en la sede de Tribuna Ciudadana.

La pregunta sobre Mariano Rajoy dio pie a Gómez Ojea a zambullirse se lleno en la actualidad más inquietante. "La cosa está fatal", resumió. La escritora citó un libro de Gregorio Marañón que vaticina las mayores desgracias cuando llegue el momento en el que el mundo esté gobernado por locos. "Creo que se está dando esa circunstancia, y estoy alarmada. Hay gente muy poco cuerda, muy poco serena y muy poco inteligente", indicó.

Y entró en el análisis de las fechorías yihadistas: "No son las religiones solamente. El Corán lo leí varias veces, y es verdad que habla de la guerra santa, pero me parece que lo importante, que no se dice, es que hay muchísima pobreza, y muchos pobres dispuestos a venderse a lo que sea. Y hay mucha hipocresía. Al final, lo que vemos es pobres matando a otros pobres. No conozco a ningún hijo de un jeque o de un califa que se dedique a esto".

El coloquio había sido introducido por Javier Gámez, miembro de la directiva de Tribuna, quien a su vez presentó a Rafa Gutiérrez y Vicente Duque, encargados de conducir la conversación con Carmen Gómez Ojea. Los primeros compases de la charla tuvieron como hilo el premio "Tigre Juan" ganado por la escritora gijonesa en 1981, con la novela "Otras mujeres y Fabia". Lola Lucio, esposa de Juan Benito Argüelles, uno de los promotores del galardón -recientemente fallecido-, recordó una frase que oyó entonces: "Seguro que se lo escribió su marido". Gómez Ojea terció de inmediato: "A mí también me lo dijeron, y respondí: 'No lo escribió mi marido, lo escribió uno de mis amantes".

Esta evocación, sumada a la concesión, ese mismo año, del Premio Nadal, llevó a Carmen Gómez Ojea a relatar sus inicios en el mundo de la literatura. Comenzó por la justificación del título del acto de ayer, "La literatura es comida". "La literatura es como un alimento que se necesita", subrayó. Y prosiguió: "El que dice que no lee también consume literatura por otros medios, por ejemplo con la letra de una canción que le emociona o que le trae recuerdos; o es una persona que sueña, inventa o fabula para consolarse. Todo eso se necesita". Gómez Ojea se confesó "una enamorada de la palabra". "Pedía a mi abuela una palabra nueva cada noche", relató. "Yo no quería ser escritora. Cuando me preguntaban qué quería ser de mayor, me encogía de hombros porque sabía que no iban a entenderme".

¿Qué quería ser Carmen Gómez Ojea? "Yo quería ser mayor para irme de casa, vivir en una buhardilla y estar siempre sentada leyendo un libro y comiendo chocolate y galletas". Luego la vida tomó otros derroteros. "Un día me di cuenta de que era escritora porque todos los días escribía; como una mujer que lava todos los días es una lavandera". Y luego vino todo lo demás...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine