Lne.es »
La ruta

Ascenso a Peña Avis, un regalo para la vista

En camino a la cumbre merece la pena visitar el Centro de Interpretación del Hórreo, en la localidad de Bueño

21.11.2015 | 04:32
Arriba, panorámica desde la cumbre. Sobre estas líneas, la cruz que corona la cima de Peña Avis.

La ruta a Peña Avis, cercana a Oviedo, transcurre por las tierras de Ribera de Arriba y atraviesa enclaves como Ferreros, Área Recreativa de Bueño, El Esquileru, El Rebolón, Quintaniella y El Arbeyal, hasta llegar a la cumbre con magnificas vistas sobre Ribera de Arriba y Oviedo.

Bueño, con un patrimonio arquitectónico y etnográfico excepcional, alberga más de 50 hórreos y paneras perfectamente cuidados. Se encuentra en la llanura de aluvión del río Nalón, en Soto de Ribera. Al entrar, sorprende lo cuidadas que se encuentran las casas, con galerías de madera, perfectamente restauradas, según los cánones de la arquitectura tradicional asturiana. También cuenta con la mayor concentración de hórreos de la región. Muchos cuentan mas de medio centenar de años. Merece la pena visitar Centro de Interpretacion dedicado al Hórreo.

Bueño puede presumir de ser una aldea de verdad, de las que bien merecen una atenta mirada. Sus caminos y callejuelas, sus quintanas y fincas guardan una armonía esencialmente asturiana; todo un arquetipo de identidad rural.

Así que merece la pena dar un paseo por las calle, donde, entre otros muchos tesoros, encontramos un hórreo del siglo XVI.

El recorrido parte de Bueño. Comenzamos la ruta en la plaza de Bueño, donde existe una escultura en conmemoración del premio de Pueblo Ejemplar de Asturias de 2012, así como un panel llamado "El Paseo de los Hórreos" en donde nos explican como visitar el pueblo. Desde aquí seguimos por la pequeña carretera que se introduce en el pueblo, al poco trecho nos encontramos con una indicación hacia la capilla, que ignoramos, seguimos hacia la salida del pueblo y llegamos al barrio de La Cai donde debemos seguir hacia Quintaniella, saliendo poco después del pueblo y llegando a un cruce donde existe un lavadero con una fuente en la que el agua sale por la cabeza de un león.

En el cruce seguimos por la derecha dirigiéndonos hacia Quintaniella de Arriba. Transitamos por una carretera asfaltada a través de un bello castañar. Según vamos ascendiendo vemos a la izquierda la llanura aluvial donde se asientan varios pueblos de Soto de Ribera, así como al fondo la Mostayal y la Sierra del Aramo.

Llegada a Quintaniella de Arriba. Al cabo de un corto trecho vemos las casas de Quintaniella de Arriba. Al llegar al cruce debemos abandonar la pista, para seguir por el camino de la derecha que asciende bajo la tupida sombra que los castaños y robles nos proporcionan. Poco a poco ganamos altura, y si echamos la vista atrás veremos el río Nalón y la térmica de Soto de Ribera.

El camino continua su ascensión. Debemos ignorar la senda de la derecha. Salimos del castañar teniendo enfrente una especie de plantación abandonada en la zona del Arbeyal donde finaliza la pista. Después de pasar un cierre con un somier, el camino se transforma en un estrecho sendero, desde donde tenemos una excepcional vista del pico la Mostayal y a sus pies la torre de Peñarudes, pasando por debajo del tendido eléctrico de alta tensión, que nos da entrada en un pequeño pero bello robledal. Justo a la salida del robledal vemos a la derecha y un poco por encima un cierre de una finca y a la izquierda un poco debajo de nosotros una gran piedra oscura. Aquí abandonamos el sendero para ascender por la derecha hacia el cierre, donde nos encontramos con un marcado sendero que bordea el cierre y, a través de un helechal nos lleva a una pradería, en la zona conocida como las Guertonas.

La cima, ante los ojos. Nada más salir a la pradería aparece ante nosotros la cima de la Peña Avis, a sus pies vemos varios eucaliptos y las ruinas de una cabaña. A partir de aquí tenemos dos opciones para subir. La mejor consiste en dirigirnos hacia los eucaliptos, sin llegar a la cabaña, por un estrecho sendero que sale a unos 7 u 8 metros a la izquierda de un pequeño y retorcido árbol, que tiene a su izquierda una piedra. Atravesamos una zona de tojos y árgoma hasta una pared de piedra, donde sale un pequeño sendero que pasa por encima de los eucaliptos.

La otra opción consiste en acercarnos a la cabaña, donde a la derecha vemos los restos de unos aljibes. Detrás de ellos se encuentran piedras de los restos de una pared. Debemos caminar unos metros por ellos para dirigirnos hacia los eucaliptos, bordearlos por su parte izquierda; llegar a una pared de piedra, donde al otro lado nos encontramos con el sendero, que se sigue hacia la derecha. Una vez en el sendero vamos poco a poco ascendiendo entre árgomas hasta llegar a la parte más alta, donde los tojos son un poco más elevados, pero que tienen buenos pasos que nos llevan a una pared de piedra, por la que seguimos a la cima de la Peña Avis.

La cruz en lo más alto. Al llegar a la cima nos encontramos con una cruz colocada este año por el Grupo Sanclagones. La Peña Avis es una modesta cima de piedra caliza, que se encuentra entre los pueblos de Palomar y la Arquera y desde donde se tienen vistas de impresión, a nuestros pies tenemos el pueblo de las Caldas, con el balneario casi enfrente, los meandros del Nalon y la estación de Fuso la Reina, al norte el campo de golf, y el Naranco con Oviedo a sus pies. Al Sur el pueblo del Palomar y el Monsacro al fondo, así como el torrean de Peñarudes, al este Soto de Ribera. El regreso lo haremos bajando por la pared de piedra hasta que las árgomas pierden altura, donde giramos a la derecha y encontrar al poco el sendero por el hemos subido, debiendo ya regresar por el mismo camino tomado en el inicio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine