Lne.es »

Pinturas que buscan habitantes

El artista leonés Manuel Sierra presenta en la Sala Murillo su visión narrativa y retrocubista de paisajes de Asturias y Castilla

26.11.2015 | 10:25
El pintor leonés Manuel Sierra, ayer, explicando su exposición en la Sala Murillo.

Un viaje que arranca en las sinuosas montañas, los ríos transparentes, los prados verdes y los cielos gris plata de Asturias y acaba en los inmensos campos de trigo, las casas de adobe, los cielos dorados y las zonas sombrías en las que se desarrolla la vida durante el verano en Castilla. Eso es "Pinturas del Norte y algunos cuadros de Castilla", la exposición que presentó ayer Manuel Sierra (Villablino, León, 1951), en la Sala Murillo de Oviedo, y que estará abierta al público hasta el 16 de diciembre.

"Es un reflejo de mi vida, porque yo creo que la pintura es un proceso emocional. Nací en Villablino, fui criado en Babia, mi padre era de Pola de Allande, viví en Galicia y ahora resido en Valladolid. Estoy muy unido al paisaje, es un reflejo de nuestra existencia", asegura. Por eso ha realizado un trabajo que está a las antípodas de todos los anteriores, dejando atrás los carteles publicitarios, los mensajes políticos, los retratos, los desnudos y, en definitiva, la figura humana. "Buscaba pintar paisajes y escenas cotidianas deshabitadas, que hacen que el receptor conecte con ellos, se tome un respiro, huya de la locura actual, y se desplace hasta esos rincones para habitarlos". Son espacios reales que Sierra reinterpreta evocando a sus recuerdos o a anotaciones de sus libretas de viajes de forma figurativa, por su condición única de narrador; con una clara influencia retrocubista, y pinceladas de expresionismo e impresionismo. Una paleta de colores que emociona por su calidez, que consigue mezclando acrílicos rebajados, oros y platas. Pinturas sencillas que entrañan misterios que solo el receptor podrá desvelar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine