Lne.es »

La Policía alarga la fase en rojo de los semáforos con la llegada de las lluvias

El buen tiempo del inicio del otoño permitió prolongar hasta este mes los ciclos pensados para el verano y agilizar el tráfico en las rotondas

27.11.2015 | 04:18
Las pantallas del centro de control de tráfico, en El Rubín.

Los conductores que circulan habitualmente por las calles de Oviedo han estado durante los últimos meses retenidos menos tiempo en los semáforos de la ciudad. La situación fue debida a una decisión de la Policía Local para aligerar el tráfico en la ciudad aprovechando el buen tiempo del inicio del otoño. De este modo, prolongaron la aplicación de los ciclos temporales de los semáforos especiales para el verano hasta el mes de noviembre, una circunstancia que no se produce habitualmente. Aunque la fluidez del tráfico en la ciudad estaba respondiendo adecuadamente a esta medida, el centro de control de tráfico ha tenido que cambiar esta semana el plan de invierno -con ciclos más largos en los semáforos en rojo- debido a las lluvias.

"En verano la situación del tráfico se relaja y aplicamos unos ciclos más livianos a los semáforos, sobre todo en las entradas de la ciudad. Este año, probablemente porque se mantuvo el buen tiempo más allá de la época veraniega, estábamos notando menos tráfico y decidimos mantener durante más tiempo la situación", explican fuentes consultadas en la Policía Local. "Con la llegada de las lluvias tuvimos que cambiar al plan de invierno, porque el tráfico se multiplicó y no fue posible seguir este ritmo", indican las mismas fuentes consultadas en el cuartel del Rubín.

Los ciclos de los semáforos se regulan desde el centro de control de tráfico, que fue objeto de una modernización el año pasado, de manera que se pueden alternar los tiempos con medios telemáticos para mejorar los flujos de tráfico. La mayoría de los semáforos de la ciudad se pueden regular desde el centro de control. Si por algún motivo se desconectan de la red central, envían una señal de alerta para que la incidencia sea revisada.

La plaza de la Liberación y la plaza de Castilla son, por lo general, los dos puntos de tráfico más conflictivos de la ciudad. "En las mañanas de más tráfico tenemos que cambiar el ciclo semafórico de estos entornos hasta cinco veces", relata la Policía Local. Los flujos de tráfico que entran en la ciudad por la zona Oeste superan los 25.000 vehículos diarios y desembocan en la plaza de la Liberación. Aunque la situación ha mejorado desde la construcción de una "turboglorieta" en la zona, aún sigue siendo uno de los puntos más conflictivos de la ciudad. El Ayuntamiento de Oviedo desarrolló en los últimos años varios planes para aliviar el tráfico en la zona, como la urbanización de Olivares para desviar el tráfico hacia el alto de Buenavista. La apertura al tráfico del puente entre La Florida y el parque del Oeste -la última previsión es que se abra antes de que finalice el año- contribuirá, previsiblemente, a descongestionar el tráfico de la zona Oeste.

El otro punto "caliente", la entrada a la ciudad por la plaza de Castilla, está en la hoja de ruta de los últimos gobiernos municipales, aunque de momento no existe ningún plan concreto sobre la mesa. El anterior alcalde, Agustín Iglesias Caunedo (PP) presentó antes de las elecciones un proyecto para construir en este punto de la ciudad una glorieta en dos alturas. Según las previsiones iniciales, la obra costaría nueve millones de euros y se haría por fases para no tener que cerrar al tráfico la entrada a la ciudad desde la Meseta. El nuevo gobierno tripartito (Somos, PSOE, IU) ya ha avanzado que este tipo de "obras faraónicas" no entran en sus planes para Oviedo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine