Lne.es »

Del diseño más antiguo a los arquitectos estrella

28.11.2015 | 05:02
Arriba, escudo del Camposagrado. Sobre estas líneas, balcón del palacio del Marqués de San Feliz, en el Fontán.

Alfonso Toribio, que preside el Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias y también la asociación cultural Tribuna Ciudadana, es otro de los expertos que ofrecen su visión sobre el Oviedo palaciego. Se decanta por tres: el de Valdecarzana, el de Camposagrado y el del conde de Toreno. De los dos primeros lamenta que en su interior "no queda nada de lo original, aunque por lo menos sí se conserva la planta". En cuanto al de Velarde destaca que "está funcionando y la ciudadanía lo puede visitar", como sede que es del Museo de Bellas Artes de Asturias.

Pero Toribio también mira a la zona rural, concretamente a Latores, donde se encuentra el palacio de Santa Cruz de Marcenado. "Me gusta porque es clásico y rural, y además con capilla incluida".

Sostiene que muy poca gente puede pensar en él por el lugar en el que se encuentra, "pero reúne todas las ventajas de la cercanía a la ciudad y el emplazamiento rural". Más aun, valora que es de acceso público y afirma con rotundidad que "desde el punto de vista ciudadano es el que mejor funciona".

Al arquitecto Magín Berenguer, que dice disfrutar en sus paseos cotidianos de la arquitectura palaciega, el edificio que más le gusta contemplar y que más valora es el de La Rúa o del Marqués de Santa Cruz de Marcenado. No duda en afirmar que es su preferido: "No sólo por ser el edificio civil más antiguo de Oviedo, sino por la sencillez de la fachada, con la disposición y disparidad de los huecos que están dispuestos sobre la superficie plana de grandes sillares, que además entronca con la más reciente modernidad".

También quiso destacar Berenguer el palacio Malleza-Toreno, "por la sobriedad de su composición para la época y la asimetría compensada por el énfasis decorativo en la calle de entrada que equilibra el conjunto".

Además, para el arquitecto tiene un importante componente sentimental. "Forma parte de mí memoria de Oviedo por haber sido sede del IDEA, actual RIDEA, que tan ligado está para mí al recuerdo de mi padre".

El palacio de Velarde, "quizás el más rotundo de los palacios barrocos", también merece mención para Berenguer. "Tiene la singularidad de ser el palacio de Oviedo fruto de los primeros arquitectos estrella, como Manuel Reguera", asegura.

Éstos son los mejores palacios a juicio de los expertos. ¿Los suyos, lector?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine