Lne.es »
Gente de Oviedo | ANA CRISTINA ARRONES NOVAL | Empresaria

"Cuando era pequeña la ciudad resultaba entrañable y muy familiar"

"Recuerdo con cariño las lecciones de piano en casa de Aurorina Fernández, y los juegos en el Campo San Francisco"

28.11.2015 | 05:02
Ana Cristina Arrones.

Ana Arrones, que en realidad se llama Ana Cristina Moreno-Arrones Noval, es a Oviedo algo así como la Fontana de Trevi a Roma. Sin ánimo de exagerar, Ana lleva a Oviedo dentro de su alma, igual que lo hizo su padre, el escritor, periodista y musicólogo Luis Arrones, José Luis Moreno-Arrones Peón, que nació en la ciudad en 1925 y falleció en 2001. De su padre Ana, empresaria en el sector de la organización de congresos y hostelería, aprendió muchas cosas, y entre todas ellas, a amar la música coral, la ópera, a los clásicos y a los compositores asturianos, por cuyo reconocimiento tanto hizo el autor de "Historia coral de Asturias" e "Historia de la ópera en Oviedo".

De García Conde a las Teresianas en Campomanes. "Nací en el centro de Oviedo, en la calle García-Conde. Mi colegio fue la institución Teresiana, las Teresianas Señoritas, que estaban en la calle Campomanes. Todos los día hacía el mismo recorrido para ir a clase, desde mi casa, pasaba por la plaza de la Catedral, atravesaba el Antiguo y llegaba al colegio. Ese es mi Oviedo, el de mis recuerdos. Todavía hoy me encanta recorrer esas calles e imaginar como eran en aquellos años, con la luz tenue de las farolas. Como a todos los niños, a mis dos hermanas y a mi nos llevaban a jugar al Campo de San Francisco. Acabé en las Teresianas y cuando tuve que elegir profesión decidí dedicarme al protocolo. Estudié en la Universidad de Oviedo, y después de moverme en otros ámbitos, hace 26 años, me lancé a fundar mi empresa. De aquella ya había colaborado en el sector de los congresos y en la organización de eventos importantes".

Empresaria audaz y pionera . "El de los congresos era un mundo desconocido y no muy bien acogido. Al principio, la gente pensaba que el mero hecho de encargar estos trabajos a una empresa especializada encarece el producto, cuando es todo lo contrario. Los organizadores consolidados pertenecemos a la Asociación Profesional de Organizadores de Congresos y nos denominamos OPC. Por suerte desde hace poco tiempo se suelen contratar para ellos a estas empresas especializadas y las asociaciones no incluyen a profesionales que no estén capacitados y con experiencia demostrada".

La música, siempre presente. "La música me acompaña en todos los momentos de mi vida. Canté en el coro de San Tirso y también con las Teresianas. Era soprano. A los diez años terminé los cinco años de solfeo reglamentarios. La verdad es que todo fue gracias a un pequeño error, porque cuando me matricularon no miraron bien la edad. Hice la carrera de piano y como solía hacer todo el mundo, compatibilicé el conservatorio con las clases particulares. Entonces Oviedo era precioso, entrañable, mas familiar, y bastante distinto a lo que es ahora la ciudad. Recuerdo con mucho cariño las lecciones de piano en casa de Aurorina Fernández. Siempre había más niños por allí. Era un ambiente estupendo".

Escarceos en el mundo de la moda. "También tuve un escarceo en el mundo de la moda, con Ana Olalde, que era dueña de una fábrica de diseño en piel. Nos lo pasamos genial, porque viajábamos mucho a Italia, París y Londres. Íbamos a todas las ferias. Aquella fábrica vendía a toda España. Traíamos cosas realmente bonitas, que tenían una gran aceptación. La empresa de organización de Luego fue cuando monté la empresa de congresos. La gente no sabe todo el esfuerzo que hay detrás de la realización de un acto. En algunos llegan a moverse cientos de personas. Además, en los últimos años, el mercado de los congresos ha evolucionado mucho. Recuerdo que en los primeros años se hacía todo a mano. Ahora los programas informáticos lo hacen todo. Además también doy clases de protocolo y azafatas. Las he impartido en muchos lugares de Asturias. La verdad es que antes nos veían como bichos raros y ahora ya nos hemos convertido en piezas imprescindibles".

La lenta salida de la crisis. "Hemos pasado años duros. Ahora hay un poco mas de movimiento, pero nada que ver con lo que teníamos en los tiempos de bonanza. Por si fuera poco con una empresa, desde hace unos años me lancé al mundo de la hostelería, y tengo un restaurante con una socia. Con otra llevo la cafetería del Auditorio. Siempre tuve esa asignatura pendiente y por fin he cumplido mi sueño".

De Luanco y Llanes a Marbella y Cartagena. "He veraneado en Luanco y por matrimonio en Poo de Llanes. Cuando me divorcié empecé a ir a Marbella. No tengo casa allí pero me gusta mucho. También viajo con frecuencia a Cartagena (Murcia), donde tengo a mis sobrinos y a mis sobrinos- nietos. Me encanta estar con ellos. También considero un privilegio vivir en Oviedo, una ciudad preciosa, muy cuidada y limpia. Cuando voy por las calles recuerdo cuando era pequeña y veía esas ciudades maravillosas en películas...voy como en un cuento, como en un sueño y lo cierto es que vivo aquí, que más se puede pedir".

Tengo en la retina la primera ópera que vi en el Teatro Campoamor, con unos ochos años. Lo que no sé es si era "Payasos y caballería" o "La Boheme". Siempre he estado vinculada a asociaciones como Amigos de la ópera, la asociación lírica Alfredo Kraus, y la Filarmónica. Voy a las temporadas de Zarzuela y cuando puedo me acerco a ver ópera en Bilbao. Además participé mucho en aquellas cenas de Tribuna Ciudadana y las tertulias en el Paraguas, sin duda fueron tiempos magníficos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine