Lne.es »

Espinosa: "Cuando luchas contra el dolor, pierdes el miedo y aprendes a vivir"

El escritor cierra hoy en Oviedo la gira de presentación de su novela "El mundo azul"

01.12.2015 | 04:00
El escritor, guionista y director de cine Albert Espinosa.

La vida de Albert Espinosa (Barcelona, 1973) se ha convertido en un "best seller" sin haberlo buscado. Como le ocurría a los protagonistas de una de las películas que guionizó, "Tu vida en 65 minutos", el azar (y su habilidad para conectar a través de sus textos con el público) ha sacudido su existencia por completo.

A los 14 años le diagnosticaron un cáncer óseo y le dieron un 3 por ciento de posibilidades de seguir viviendo. Los médicos le recomendaron que se fuera a una isla a esperar la muerte. "Me marché con mi familia a Menorca para despedirme de la vida", cuenta. Pero, aunque ese osteosarcoma le dejó sin una pierna, y una metástasis sin un pulmón y parte del hígado, Espinosa salió adelante. Además de dispararle su amor por la vida y de hacerle perder el miedo a la muerte, aquella etapa (y los diez años siguientes que vivió de hospital en hospital) le hizo formar parte de un pacto que le sigue acompañando hasta hoy, y que ha inspirado su última novela, "El mundo azul". Un libro que hoy le trae a la Librería Cervantes de Oviedo, en donde, a las 19 horas, firmará ejemplares y pondrá punto y final a casi un año de gira por toda España. "La novela cuenta la historia de cinco chicos que están a punto de morir y se escapan a una isla. Allí aprenden a vivir intensamente, a enfrentarse a sus caos y a su personalidad. Es un libro que habla de dolor y de muerte, pero también de vida. Cuando luchas contra el dolor, pierdes el miedo y aprendes a vivir. El que aprende a morir sabe vivir", asegura.

Él aprendió a vivir no solo su vida, sino las de todos los que iba perdiendo a su alrededor. "La etapa en el centro de Menorca fue de un mes, pero muy intenso. Mis compañeros y yo hicimos un pacto de vida. Los que seguíamos vivos teníamos que vivir la de los que se morían. En el reparto me tocaron 3,7 vidas; 4,7 contando con la mía. Todo eso está en el libro, con otros nombres, pero con toda su esencia". Espinosa está convencido de que si "en el colegio se dieran más asignaturas que hablaran de la vida, la muerte, el sexo y la música, el mundo sería mejor". A él una enfermedad le enseñó que "morir no es triste, lo triste es no vivir intensamente", y es lo que predica desde entonces. Lo ha hecho a través de libros como "El mundo amarillo", del que ha vendido casi dos millones de ejemplares y se ha traducido a más de 20 lenguas; a través del cine, con "Planta 4ª"; a través de la televisión, con "Pulseras Rojas"; y no ha hecho más que empezar. "Hay dos productoras, una alemana y otra italiana, interesadas en adaptar 'El mundo azul'. Ojalá la podamos ver pronto en el cine".

Pero, mientras no tenga que asumir ese nuevo guión, seguirá contestando a los 8.000 correos electrónicos que recibe cada día de personas anónimas, visitando hospitales y contando la realidad del cáncer infantil. "En él hay tristeza, pero también mucha alegría. Y es con lo que hay quedarse".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine