Lne.es »

El tripartito insta a analizar la influencia de Siero y Llanera en la polución de Oviedo

El edil de Medio Ambiente cree que la causa de la contaminación de la ciudad "está más allá de sus límites urbanos"

11.01.2016 | 03:58
La autopista, recién abierta al tráfico tras el episodio de contaminación del puente de diciembre.

El gobierno local insta a analizar la influencia de otros "focos contaminantes" en la polución de Oviedo, como por ejemplo los de los concejos vecinos de Siero, Llanera o Ribera de Arriba. Según el edil de Medio Ambiente, Ignacio Fernández del Páramo, los problemas de contaminación en el municipio "están más allá de sus límites urbanos", y para explicarlo, alude a una "territorialidad ambiental mayor que la de Oviedo". El concejal de Somos salió así al paso de la información -adelantada ayer por LA NUEVA ESPAÑA- que indica que Oviedo sobrepasó el 22 de diciembre el límite legal de 35 días al año con un alto nivel de contaminación por partículas en suspensión, las PM10.

Del Páramo también cree que es necesario revisar el plan de movilidad urbana para incluir o descartar a los vehículos y al tráfico como causa directa de la fuerte contaminación ovetense. En este sentido, sus socios en el gobierno del Ayuntamiento, el PSOE e IU, defienden la puesta en marcha de un plan de calidad del aire, pero este último con matices. Así, la edil Cristina Pontón (IU) afirma que el Ayuntamiento debe reaccionar, pero no sólo a los datos de las PM10, sino también a la presión que ejerce sobre él el Gobierno regional. "En este momento no existe autoridad ambiental en Asturias, sólo hay un gobierno que se dedica a tomarle el pelo a Oviedo con una mezcla de mentira e incompetencia". Para Pontón, es "incomprensible" que el Principado no tome medidas en otras ciudades con mayor índice de contaminación. Y califica de "ridícula" la explicación de que las "intrusiones saharianas" (las masas de polvo que llegan a Europa procedentes del norte de África) influyan en los datos de contaminación. "Habrá que atajar y actuar sobre las partículas que vienen de la industria, las artificiales, y no fijarse en las que son completamente naturales", recalca la concejala de IU.

Mucho más pragmática si cabe, la oposición municipal clama por la inmediata puesta en marcha de un plan anticontaminación que sea de factura cien por cien municipal. De lo contrario, según el edil Gerardo Antuña (PP), "el Ayuntamiento entregará la ciudad al Principado". Para el concejal popular, "da la sensación de que el gobierno local todavía no se ha enterado de que tuvo que cortar la autopista durante el puente de la Constitución".

En Ciudadanos son más incrédulos y optan por preguntar qué está pasando. "Preguntaremos otra vez en la comisión municipal qué es lo que ha sucedido para que de la noche a la mañana Oviedo deje de formar parte de 'Asturias, paraíso natural' y se convierta en un punto negro", comenta su portavoz, Luis Pacho.

El concejal Fernando Villacampa (Somos) hace hincapié en la necesidad de revisar la ubicación de las estaciones de control ambiental que hay repartidas en el municipio "porque, tal y como vienen avisando los ecologistas desde hace años, puede que no estén en los lugares más adecuada para este tipo de mediciones" y pone como ejemplo la estación de control de Trubia.

El 22 de diciembre, la estación del Palacio de los Deportes rebasó los límites legales de contaminación y lo hizo en el día 36, es decir, uno más de los que establece la Unión Europea en su normativa sobre calidad del aire. A principios de ese mes, el 7 de diciembre, los elevados niveles de contaminación en la entrada de la autopista "Y" obligaron, por primera vez en la historia, a cortar el tráfico en uno de los principales puntos de acceso a la ciudad porque los valores detectados en el Palacio de los Deportes situaron a Oviedo al borde de incumplir la normativa europea.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine