Asturias busca donaciones de sangre en empresas e institutos

El Centro Comunitario intenta repetir el récord de extracciones de 2015 consolidando a los donantes nuevos

21.01.2016 | 03:59
Un grupo de donantes en el Centro Comunitario de Sangre.

Lo malo de un año con un alto nivel de donación de sangre es que al año siguiente hay que mantener las cifras o superarlas, porque la demanda de los hospitales tiende a aumentar (al menos, hasta la fecha). El Centro Comunitario de Sangre y Tejidos de Asturias buscará la solidaridad de empresas e institutos de Formación Profesional para mantener los elevados registros de donación cosechados en 2015. El año pasado se recolectaron en la región la cifra récord de 44.447 bolsas de sangre, extraídas de 28.820 donantes distintos.

En 2016 se aspira, como mínimo, a igualar estos guarismos. Objetivo nada fácil, pues 2015 fue un año excepcional que dejó muy atrás los registros de cualquier ejercicio precedente. La anterior marca eran las 43.194 bolsas recogidas en 2011. Pero es que en 2014 se habían contabilizado 41.105 donaciones. Y esa inercia -alejada de las necesidades de sangre actuales- se rompió el 11 de marzo de 2015, cuando se registraron suspensiones de intervenciones quirúrgicas en los centros sanitarios, principalmente en el HUCA, a causa de la carencia de algunos tipos de sangre. El llamamiento a la ciudadanía dio resultado y logró contrarrestar el notable crecimiento de la demanda por parte de los hospitales: del 5,5 por ciento en hematíes, y del 15,5 por ciento en plaquetas.

Los responsables de la recogida, procesamiento y distribución de hemoderivados sostienen que los puntos de donación habituales -la calle, dicho llanamente- ya están muy trillados con la frecuente presencia de unidades móviles (autobuses), y no parece que den para mucho más. Lo mismo sucede con los campus universitarios. En consecuencia, se impone una estrategia más selectiva en espacios en los que abunden los donantes potenciales. Y las empresas a partir de cierto tamaño y los centros educativos en los que haya personas mayores de 18 años -edad mínima para donar- se adaptan, al menos sobre el papel, a este criterio.

"Estamos definiendo la estrategia, sabemos hacia dónde queremos ir, pero todavía no hemos podido entrar en los detalles concretos", explicó ayer María García Hernández, gerente del Centro Comunitario.

Otra líneas de actuación consistirán en prestar una particular atención a los donantes nuevos del año pasado -una cifra muy elevada, 4.913-, con el fin de consolidarlos en el hábito de la donación, y realizar una campaña para recuperar a aquellas personas que donaron en algún momento y ahora llevan un máximo de cinco años sin hacerlo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine