Lne.es »

Serafín Lemos: "Las personas minuciosas viven más y mejor que las desordenadas"

El catedrático de Psicopatología afirma que "los hombres tienen más tendencia al comportamiento psicótico, y las mujeres a la depresión"

22.01.2016 | 04:07
Serafín Lemos y Alfonso Paredes, presidente de la Sociedad de Estudios de Familia y Género, ayer, en Oviedo.

"El objetivo de esta ponencia es analizar las diferencias entre los varones y las mujeres dentro del ámbito de la salud mental. ¿Existen estas diferencias? La respuesta es sí. Así que aquí ya se puede acabar la conferencia". Con este irónico "speech", que arrancó las sonrisas del público, comenzó ayer su ponencia en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA el catedrático de Psicopatología de la Universidad de Oviedo, Serafín Lemos, titulada "La psicopatología masculina y femenina". Entre algunos de los datos más curiosos de su análisis destacaron afirmaciones como que "las personas minuciosas viven más y mejor que las desordenadas". O que "las mujeres son más tendentes a trastornos como la depresión y la ansiedad, mientras que los varones presentan más trastornos psicóticos y suicidios por medios más letales".

Durante más de una hora y media, Lemos aportó todos los datos para razonar la afirmación con la que inició su discurso. "Dentro de la normalidad, hay una clara diferencia entre las capacidades intelectuales, las aptitudes y las capacidades sensoriales entre varones y mujeres". Así, el catedrático destacó que mientras las mujeres son más sensibles al tacto y a los olores, tienen más fluidez verbal y más corrección gramatical, más habilidades sociales y más inestabilidad emocional, el varón tiene más orientación espacial, más interés por los estímulos visuales, más capacidad para los conceptos numéricos, y más tendencia a los trastornos psicosexuales. "La inteligencia de la mujer se manifiesta más por el lenguaje, por eso, cuando tienen una carencia de escolaridad en edades tempranas, los efectos negativos son mucho más notables que en los niños".

Lemos destacó que una persona "no llega a la locura o a un trastorno psicopático grave sin más, siempre se pasa por trastornos previos que van indicando el camino. Es como un efecto dominó". También subrayó que aunque hay "aspectos biológicos o factores de riesgo" que pueden hacer que una persona esté más predispuesta que otra a estas enfermedades, "no se pueden usar como causas determinantes".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine