Lne.es »

La patronal de seguridad privada defiende la labor de los serenos

"No son competencia", dicen las empresas, que se ofrecen a colaborar para asegurar el trabajo de los nueve vigilantes

28.01.2016 | 03:51
Un sereno, de patrulla, en una imagen de archivo.

La patronal de las empresas de seguridad asegura que los serenos de Oviedo no les molestan y que la labor que desempeñan no supone ningún tipo de "intrusismo" profesional. Mario José Alonso Fernández, representante en Asturias de la Federación Española de Empresas de Seguridad, ha salido al paso de las denuncias formuladas por la Asociación de Vigilantes de Seguridad (Avispa) contra este colectivo, en un limbo legal desde que el Ayuntamiento de Oviedo prescindió de sus servicios al introducirse una serie de modificaciones en la Ley de Coordinación de Policías. Desde entonces, un grupo de nueve vigilantes nocturnos trabaja a demanda de los comerciantes y hosteleros del Antiguo.

"Ninguna empresa de seguridad privada se ha sentido, jamás, perjudicada por el servicio nocturno que desempeñan los serenos sin molestar y sin que ello suponga ningún tipo de intrusismo profesional respecto del personal de seguridad privada que, además, nunca podría realizar este servicio ", sostiene Mario José Alonso Fernández. "No alcanzamos a entender que en nuestro sector alguien pueda molestarse por este servicio, salvo el presidente de Avispa", sostiene.

Asimismo, el representante de la Federación Española de Empresas de Seguridad en Asturias se ha puesto a disposición del Ayuntamiento de Oviedo para "colaborar de forma desinteresada" con las iniciativas que el Ayuntamiento de Oviedo lleve a cabo "para mantener el trabajo de estas personas". Además, la patronal de las empresas de seguridad privada envió "todo su apoyo" al colectivo de vigilantes nocturnos. "El sector de la seguridad privada nada en absoluto tiene contra ellos. Hay que felicitarles por la labor que desarrollan, un trabajo que nos consta que es reconocido por la ciudadanía de Oviedo", manifestó.

La legalidad del oficio de los vigilantes nocturnos que velan cada noche desde hace más de tres décadas por la seguridad de los vecinos del centro de Oviedo volvió a ponerse en duda la semana pasada después de que la Asociación de Vigilantes de Seguridad Privada en Asturias (Avispa) denunciase ante las autoridades policiales y judiciales a nueve serenos "despedidos" hace tres años por el Ayuntamiento de Oviedo que siguen operando en la ciudad, ahora como trabajadores autónomos, contratados a demanda de los hosteleros y comerciantes del Antiguo.

Herederos de los antiguos serenos, sus atribuciones profesionales quedaron en entredicho con los cambios introducidos por la Ley de Coordinación de Policías Locales. El Ayuntamiento decidió prescindir de sus servicios en 2013, cuando les fueron retiradas las armas y la emisora. Pero ellos continuaron trabajando contratados por la iniciativa privada, cobrando de cada uno de ellos 33 euros mensuales por los servicios. Operan entre las once de la noche y las seis de la mañana en El Antiguo, los alrededores del Campillín y algunas calles más como Gil de Jaz, Ventura Rodríguez y Muñoz Degraín.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine