Lne.es »

La lección de la Cámara Santa

El canónigo José Luis González desentraña las enseñanzas sobre historia, arte y teología de la capilla prerrománica de la Catedral

06.02.2016 | 04:41
El canónigo José Luis González muestra la Cámara Santa a un grupo de visitantes.

La Cámara Santa es un compendio de historia, arte y teología. El canónigo José Luis González Vázquez fue dando lecciones de todos esos saberes en las visitas a la capilla prerrománica de la Catedral. Él ejerció de guía de las más de cincuenta personas que participaron ayer en esta nueva actividad organizada por el Cabildo, dentro de la programación cultural de esta temporada. Una vez más, como ocurrió en las anteriores convocatorias para conocer la torre gótica, el archivo catedralicio o la torre truncada, ha habido tal demanda para participar que el Cabildo optó por duplicar las visitas para dar cabida a más gente.

"En la Cámara Santa están las raíces de nuestra historia y nuestra identidad como pueblo". Esa fue la primera lección que José Luis González dio a sus oyentes. Empezó su clase magistral a los pies del Altar Mayor, con algo de historia. Explicó que la Cámara Santa formaba parte en su origen de la Catedral prerrománica mandada construir por el rey Fruela I, que fue arrasada por los invasores musulmanes. El canónigo se encaminó luego a la capilla de la Virgen de Covadonga, seguido por el grupo, y allí mostró el muro de la torre de San Miguel, que quedó a la vista en una rehabilitación reciente y en la que se aprecia la puerta primitiva por la que los peregrinos entraban en la Cámara Santa para venerar el Santo Sudario.

El canónigo explicó que hay varias teorías sobre el propósito con el que fue levantada la torre de San Miguel, la estructura arquitectónica más antigua del conjunto catedralicio. Pudo formar parte de un palacio, es posible que sea un vestigio de la Catedral prerrománica o quizás se levantó con fines defensivos, expuso.

En el interior de la Cámara Santa el guía se entretuvo en asuntos teológicos, explicando el sentido último de las imágenes del Apostolado. Fue contando cómo en sus capiteles están representados "asuntos tan serios como la lucha entre el bien y el mal" enfrentando una serpiente y un halcón, el misterio de la virginidad de María con una azucena, la proximidad de la salvación con el gallo que anuncia la aurora y la búsqueda de la vida eterna que se identifica con la aventura de Gilgamesh, cuya cabeza aparece tallada en la base de dos columnas.

La última parte de la visita estuvo dedicada a las reliquias y a las andanzas del Arca Santa desde Jerusalén hasta su llegada al Monsacro y finalmente a Oviedo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine