Bueno: "La historia de la Estética es la de la dominación política"

El profesor comenta el libro que Raúl Angulo ha dedicado a la historia de la cátedra de esa rama filosófica en España

18.02.2016 | 04:12
Un técnico coloca el micrófono a Bueno, sentado entre su hijo Gustavo Bueno Sánchez y Raúl Angulo.

El profesor Gustavo Bueno sostiene que "lo verdaderamente importante es la historia de la Cátedra de Estética y no la historia de la Estética, que es un concepto totalmente vago desde su origen". Por eso ayer, a pesar de encontrarse algo enfermo, quiso asistir a la presentación de "La historia de la cátedra de Estética en la Universidad Española", un libro de Raúl Angulo, del que el autor ha ido adelantando algunos capítulos en la Escuela de Filosofía de la Fundación Gustavo Bueno.

Entre las reflexiones que Bueno dedicó al libro de Angulo está la de que "la historia de la Estética es la de la dominación desde el punto de vista político" o que la creación de la cátedra de Estética en la Facultad de Madrid está "vinculada a una ley confesional" que es la Constitución de 1845.

En su libro Raúl Angulo, licenciado en filosofía por la Universidad de Deusto, repasa la historia de la Estética en la Universidad española desde que Julián Sanz del Río crea la cátedra en Madrid en 1858 con el fin de difundir las ideas krausistas hasta llegar al inicio de la democracia.

Angulo considera que en los estudios precedentes "falta el hilo conductor" que él cree haber hallado: "Es la función política que ha cumplido la cátedra a lo largo de la historia". Existe, dijo, una "correlación entre el liberalismo moderado y la cátedra de Estética". Sus maestros se han movido entre el catolicismo y el krausismo hasta que Marcelino Menéndez Pelayo abrió "una tercera vía" que se caracteriza por el "apoyo al fundamentalismo democrático", explicó.

Gustavo Bueno conoció personalmente a muchos de los protagonistas del libro de Angulo y ayer los recordó. Empezó por José Ortega y Gasset, que calificó de "snob"; citó a Muniain, que fue su profesor y que para él era "un buenazo", "puramente metafísico"; Valverde fue su compañero de curso y "un buen chico" que sabía mucho alemán. El profesor Gustavo Bueno Sánchez ha dirigido la tesis doctoral de Angulo, que dio pie al libro, y ayer destacó de él lo "novedoso, por cuanto supone un estudio institucional" de una cátedra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine