19 de febrero de 2016
19.02.2016
Lne.es » Oviedo »

Un cruce de mastín y pastor alemán que llegó para quedarse

19.02.2016 | 05:05

Diez años vivió "Rufo" en las calles de Oviedo. Falleció un día de San Mateo aquejado de un fallo renal. De procedencia desconocida, había aparecido en la ciudad en 1988. Era poco más que un cachorro. En el Campo San Francisco tuvo un encontronazo con otro perro y fue declarado en cuarentena. Así supo de él Froilán Neira, presidente de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Oviedo, quien siguió desde entonces la trayectoria del animal. De hecho, cuando el perro se hizo mayor, comentó al Alcalde (por aquel entonces Gabino de Lorenzo) la posibilidad de llevarlo al albergue. Allí pasó "Rufo" los últimos años de su vida. Nadie sabe a qué edad murió.

"Rufo" consiguió unir a viejos y nuevos seguidores. A aquéllos a los que acompañó durante un trecho al trabajo, a una manifestación, a la ópera... Y a los que le conocieron gracias a una iniciativa popular puesta en marcha en las redes sociales por Manuel Calvo Teijeiro, un amante de los animales que convenció a miles de personas de treinta países para apoyar su iniciativa de hacer y sufragar una estatua al perro de la capital asturiana. Finalmente, la obra tuvo un coste de 6.000 euros y contó con el apoyo municipal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine