La columna del lector

Una de sanidad asturiana

09.03.2016 | 04:03

Señor presidente del Principado, señor consejero de Sanidad, señor director del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).

El que suscribe desea exponer de forma resumida su penuria con la organización, que no con el personal, que es excelente.

-Enero 2014: Rehabilitación de dos tendones, muy bien.

-Agosto 2014: Tratamiento privado de fisioterapia sin dar resultado satisfactorio por tener dos tendones rotos.

-Acudo el 29 de septiembre al médico de cabecera, que me da la baja laboral con tratamiento farmacológico, la primera en 39 años cotizados como autónomo.

-3 de noviembre de 2014: Traumatólogo la Lila, petición de resonancia y rehabilitación en el HUCA.

-16 de diciembre 2014: Consulta de rehabilitación, le expongo al médico la conveniencia de esperar los resultados de la resonancia, lo entiende, y me cita para enero.

-22 de diciembre 2014: Resonancia magnética.

-16 de enero 2015: Consulta de rehabilitación con sorpresa, la resonancia está sin informar, por graves problemas entre rayos y la gerencia del Hospital, a pesar de eso, se me asigna un mes de rehabilitación, teniendo ya rotos tres tendones, el último el bíceps.

-16 de febrero 2015: Primera inspección médica en Primo de Rivera, citado para las nueve y veinte de la mañana y salgo a las doce del mediodía, con el médico quince minutos, el resto esperando, en represalia por criticar que te citen a una hora y que al llegar soportes una interminable cola para recibir un distintivo que debes dejar a la salida al irte.

-20 de febrero 2015: Consulta de rehabilitación, sin ningún resultado, vuelta a empezar.

-16 de marzo 2015: Segunda inspección médica, esta vez me rescata una fabulosa doctora del ostracismo al que me volvía a someter el médico de la vez anterior y en un plis plas estuve despachado.

-23 de marzo 2015: Traumatólogo de la Lila, me da un informe del tobillo izquierdo y me remite de nuevo al HUCA para operarme. Yo tengo rotos los tendones del brazo derecho.

-21 de mayo 2015: Tercera inspección médica.

-9 de septiembre 2015: Consulta con el traumatólogo del HUCA, confirma las roturas y a la lista infinita de espera.

-23 de septiembre 2015: Cuarta inspección médica.

-1 de octubre 2015: La Seguridad Social me da de alta por haber transcurrido más de 365 días de baja, sin mostrar ningún interés por mi persona.

Hace 15 días me llamaron para derivarme a la Cruz Roja de Gijón, no doy crédito. Por todo esto, sólo puedo pedir acierto al nuevo director del HUCA y un váyase a Javier Fernández.

Gracias por todo a LA NUEVA ESPAÑA.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine