Cuando unas gafas llevan a la pobreza

Cáritas elogia la agilización del salario social del Principado, pero alerta de que percibirlo "no saca de la exclusión y una avería en la lavadora es una tragedia"

24.03.2016 | 04:45
Cuando unas gafas llevan a la pobreza

La pobreza y la exclusión en Asturias siguen llamado intensivamente a las puertas de Cáritas con situaciones como éstas: una anciana ha dedicado todo su esfuerzo y dinero -exigua pensión y ahorros- en ayudar a su familia, con problemas económicos, pero finalmente cae en la pobreza y además sufre la creciente soledad de las personas mayores. Una familia recibe el salario social del Principado, pero es tan básico que la rotura de las gafas del hijo o la avería de la lavadora le obliga a pedir ayuda. Un niño se presenta en la escuela a principios de curso sin libros y material escolar, ya que las becas se tramitarán más adelante.

Así, Cáritas atendió en 2015 a 1.518 personas mayores en riesgo de pobreza y soledad, especialmente en el campo; y a las 7.000 familias atendidas se les suministró dinero para el alquiler (a 1.160), para alimentación (a 5.700), para ayudas de salud (a 311), o para libros y material escolar (a 237).

"Es muy difícil salir de la exclusión una vez que se ha entrado en ella", reflexionó ayer Ignacio Alonso. Sin embargo, el director de Cáritas dio cabida en su balance sobre 2015 a aspectos positivos: "Se ha notado la agilización del salario social por parte de la Consejería de Servicios Sociales del Principado, pero hay tareas pendientes, como estudiar si se puede extender".

Esta última corrección sería beneficiosa "para los que dejan de percibir el salario social porque vuelven a la vida laboral, pero si es un empleo precario que acaban perdiendo tardarán de nuevo bastante tiempo en ser beneficiarios de ese salario", explicó el director de Cáritas.

Otro apunte de mejora lo refirió Alonso a los "empadronamientos de los sin techo, que deberían agilizarse, ya que es imposible acceder a las ayudas públicas sin ese trámite". Dicho todo ello, la mayor preocupación de Cáritas con respecto a las Administraciones es que "no haya presupuestos del Principado para 2016".

Ya en el apartado de agradecimientos, Alonso señaló a las "donaciones de particulares, que proceden de donantes regulares o de legados y herencias". A la "generosidad de los asturianos" se suma también "la fidelidad de entidades y empresas con programas específicos", agregó, al tiempo que insistía en la "invitación a los ciudadanos a que sigan dejando huellas de solidaridad".

Por su parte, Mari Luz Baeza se refirió a la importancia de los "1.760 voluntarios de Cáritas", de los que 184 fueron nuevas incorporaciones en 2015. "Ellos trabajan con el apoyos de los profesionales contratados".

Baeza también incidió en ese número de 2.206 familias que por primera vez habían llamado a las puertas de Cáritas. Relató su itinerario: "Son familias de personas que han agotado sus prestaciones por desempleo, y después los subsidios, y después los ahorros, y después el apoyo que podían recibir de sus familiares".

También las familias de inmigrantes han recibido atenciones de Cáritas, pero en número inferior al de los pasados años, a causa del retorno a sus países. Otro grupo atendido es el de las "empleadas del hogar, que, por ejemplo, ven cómo dejan de atender a una persona mayor, porque ha fallecido o se ha ido a una residencia, y se encuentran con que no tiene derecho al paro". Respecto al salario social del Principado, Baeza hizo hincapié en que "recibirlo no significa haber salido de la exclusión, ya que el arreglo de una lavadora estropeada es una tragedia para esas personas, porque dicho salario sólo les aporta lo más básico".

Otro motivo de atención es que, en vista de otros gastos sobrevenidos -la lavadora, unas gafas rotas o los libros de texto-, "han disminuido las peticiones de ayuda para alimentación y eso está repercutiendo en la salud". Y también la salud, sobre todo la mental, "se puede perder estando en la calle", alertó Baeza.

Finalmente, Ignacio Alonso hizo mención de dos situaciones del ámbito internacional: una, "los trágicos sucesos de Bruselas", y dos, "que con los refugiados de Siria habíamos formado grupos de trabajo y pensado en recursos, pero ahora mismo es motivo de estupor que la UE haya subcontratado a un tercero, Turquía, para que solucione el problema".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine