El rey de los cuchillos on-line vive en Teruel

Ricardo Lop colabora en la identificación de delincuentes desde su tienda virtual "cuando hacen pedidos raros, como de Ciudad Juárez"

30.03.2016 | 02:13
Roberto Lop, ayer, en Trascorrales.

Roberto Lop tiene un sexto sentido cada vez que enciende el ordenador y gestiona los pedidos de su tienda on-line con base en Castelserás, un pueblo de Teruel de menos de 800 habitantes en el que hay siete negocios virtuales, es decir, de venta por internet. "Huelo a los malos como si fuese un perro perdiguero", dice este emprendedor de marcado acento maño que envía cuchillos, navajas, espadas, escopetas de aire comprimido y hasta armaduras medievales a medio mundo. Y es que a veces un correo electrónico le hace pensar que el que lo ha escrito no tiene buenas intenciones. Es entonces cuando llama a la Policía Nacional o a la Guardia Civil para -como a él le gusta decir- "colaborar" en la posible identificación de delincuentes. "Sólo lo hago cuando hacen encargos raros, como de Ciudad Juárez. Una vez me escribieron de allí para preguntar si las hojas cortaban carne humana".

Este turolense ofreció ayer una conferencia en la plaza de Trascorrales dentro de la I Semana Coemprende que organiza el Ayuntamiento hasta el jueves. Su objetivo fue animar al público a montar una empresa pequeña teniendo en cuenta que "internet puede ser el mejor aliado".

En su caso funcionó porque la tienda on-line "aceros-de-hispania" tiene diecisiete años y se mantiene, pese a superar un gran bache en 2013, con más de 70.000 clientes de 160 países. "Donde más vendo es en Estados Unidos, Reino Unido y Australia, aunque últimamente han subido los pedidos de Alemania y Francia". Lop sonríe cuando se le pregunta por qué eligió la venta on-line como medio de vida. "Es más fácil que a los de Teruel se nos ocurra vender en internet que a los de Asturias porque, en contra de los que os pueda parecer, aquí hay gente a 'cascoporro' y allí no hay nadie".

La base de su negocio está en una nave a las afueras del pueblo sin número ni cartel. "Para qué si no va nadie a comprar en persona", insiste este emprendedor que sabe de las andanzas virtuales de otros vecinos que distribuyen juguetes, impresoras, productos de hostelería, derivados del cáñamo, alimentación y hasta alfalfa. Además ha ido cambiando la forma de trabajar con el paso del tiempo. Reacalca que es muy importante contestar lo más rápido posible a un cliente para que no busque en otra página, que hay que optimizar la facturación o la forma de embalar, y que es necesario hacer un estudio previo de cada aduana para "evitar problemas de demoras o tasas".

Lop regresó a su pueblo al terminar la conferencia para no perder un minuto de trabajo. Teruel existe.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine