Rolando Díaz: "Hay clubes deportivos que son tapaderas de empresas"

El doctor en Pedagogía critica "las entidades cuyo fin no es educativo, sino competitivo y de rentabilidad y equilibrio económico"

30.03.2016 | 04:14
Por la izquierda, Rolando Díaz Ordóñez, José Ramón Tuero, Laura Tuero, Isidro Rozada y Hugo Castellanos.

El deporte como dilema entre la competición y la actividad económica -por una parte-, y su necesaria dimensión educativa, por otra, fue el planteamiento que ayer ofreció Rolando Díaz Ordóñez, doctor en Pedagogía y autor del libro "El deporte escolar en Asturias y su papel educativo", que precisamente se basa en su tesis doctoral.

Díaz Ordóñez encabezó con la presentación de dicho texto, y de los principios humanistas del deporte, una mesa redonda sobre "La búsqueda de una nueva orientación para el deporte escolar". En el acto del Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA le acompañaron el director general de Deportes del Principado, José Ramón Tuero; Hugo Castellanos, del área de deportes de Izquierda Unida; Laura Tuero, del área de deportes de Podemos, e Isidro Rozada, gestor deportivo.

Ordóñez hizo hincapié en que su investigación "es un estudio objetivo basado en pruebas científicas" con la finalidad de "fomentar un debate sobre los cambios que se han de introducir en el deporte escolar (periodo de escolarización obligatoria, de seis a 16 años)", una actividad "que no ha cambiado a lo largo de los años".

Pero, según su experiencia, "uno empieza a ver cosas raras en los guajes y sus prácticas deportivas", circunstancia agravada por el hecho de que "en 2004 o 2014, años europeos de la educación física, deporte y ejercicio, sólo se repartieron folletos".

Como bases teóricas de su estudio, Díaz Ordóñez apeló a Thomas Arnold (1795-1842), pedagogo y humanista cuyas ideas influyeron en Pierre de Coubertin y el Movimiento Olímpico. Sobre ese pilar, Ordóñez afirmó que "el deporte transmite valores cuando tiene componentes educativos", lo cual excluye la reciproca, es decir, que la práctica de un deporte no garantiza el fomento de las personas. Pero en ese marco el conferenciante dio un paso más, pues "hacer deporte significa autogestionarse, juntarse, crear un club, tener unas instalaciones y cuidarlas, organizar ligas y competiciones, etcétera".

Pese a esos ideales, y en el seno del Movimiento Olímpico, "hace cien años que se percataron de que el deporte carecía de valor educativo y a los chavales se les explotaba por el rendimiento obtenido tras una selección muy fuerte y una especialización prematura". Viniendo al presente, Ordóñez expuso situaciones deficientes, como "falta de control educativo en el deporte colegia por las tardes", o la "creencia de que los niños están bien y haciendo algo bueno si se hallan recogidos en un club".

Respeto a los clubes fue especialmente crítico: "Los hay que son tapaderas de empresas, o entidades cuyo fin no es educativo, sino el competitivo y el de la rentabilidad y equilibrio económico". Además, en ellos se registra "intrusismo laboral y empleo sumergido". No obstante, Díaz Ordóñez reconoció "una evolución positiva en el Principado por haber integrado el deporte escolar y el federado, como hacen en Navarra, aunque es una cuestión todavía en debate".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine