Kike Figaredo, héroe de masas

"Muchos recuperan la fe al ir a Camboya", dice el jesuita en la multitudinaria presentación del libro sobre su trabajo en Asia

06.04.2016 | 04:12
El jesuita asturiano Kike Figaredo (segundo por la izquierda) y José María Rodríguez Olaizola (primero por la derecha), ayer, con los dos presentadores de la charla que ambos ofrecieron en el Auditorio.

Decenas de personas de todas las edades esperando en largas colas para conseguir una firma de los protagonistas; y otras tantas buscando hueco en las escaleras de la sala polivalente del Auditorio al agotarse el espacio en el patio de butacas. Podría ser un concierto de una banda de rock o una obra de teatro de primer nivel. Pero lo que se iba a celebrar allí era el repaso de una historia de "héroes de carne y hueso", como los definió el jesuita José María Rodríguez Olaizola, autor del libro "El corazón del árbol solitario", en el que se cuenta de primera mano el trabajo del jesuita asturiano Kike Figaredo y de su equipo en Camboya, ayudando a los más necesitados durante más de 30 años.

El autor conocía el trabajo de Figaredo y le seguía por las redes sociales. "Los dos somos muy activos", bromeó durante la presentación. Pero fue una compañera de Valladolid, que había estado con Figaredo en Battambang, la que le despertó el gusanillo de ir y contar lo que allí estaba pasando. "Pensaba que me iba a encontrar un lugar de mucho bien, mucho evangelio y superhéroes", dijo. Pero las siete semanas que estuvo allí, "me ayudaron a desmitificar, a ver compañeros con luces y sombras, con dudas, aciertos y fallos. Héroes de carne y hueso".

Por su parte, el jesuita gijonés explicó que el libro "cumple su objetivo: movilizar, ayudar a pensar y a actuar mejor". Indicó que su trabajo en Camboya es "una misión de equipo", en la que tanto él como sus colaboradores y voluntarios, "nos damos cuenta de que hemos sido enviados por Dios a servir a la gente sencilla". Figaredo subrayó la importancia de "colaborar con todas las personas, aunque tengan diferentes experiencias de Dios". Y destacó que muchas personas que habían perdido la fe, "la reencontraron en su experiencia en Camboya".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine