Los cultivos del Paraíso

El olivo, mejor lejos del agua

09.04.2016 | 06:53
El olivo, mejor lejos del agua

Mientras terminaba de hacer la comida, abrió una botella de vino, se sirvió un vaso, y se sentó a disfrutar de aquel momento. Cuando apenas había dado un par de sorbos, se levantó, abrió un bote de aceitunas, sirvió unas pocas en un plato y continuó disfrutando de aquel vasito de vino. Las encurtía en casa, tenía un olivo centenario en el jardín y él mismo las preparaba con paciencia. No eran muchas, así que se las guardaba para él, a no ser que hubiera una visita importante. Entonces sí que las sacaba. Pocos eran los afortunados de llevarse a la boca aquellas exquisitas aceitunas aliñadas con ajo, laurel y orégano. Toda una delicia.

El olivo, conocido también como aceituno, de nombre científico Olea europea, es un árbol endémico de la cuenca mediterránea, y como no, un clásico que ha pasado de las fincas a los jardines. Es apreciado no solo por sus frutos sino por su majestuoso porte y su gran valor ornamental. Prefiere el sol y el calor, pero eso no quiere decir que no pueda crecer en lugares más sombríos y fríos. Como no le gusta mucho la humedad es importante un terreno suelto, permeable. Los riegos tienen que ser moderados. Si están pensando en incluir uno es sus jardines les aconsejo que busquen un lugar luminoso, soleado. Y para los que no tiene jardín pueden disfrutar de ellos también, quizás la maceta no sea el lugar más indicado para este tipo de ejemplares, pero sepan que los bonsáis de olivo son impresionantes. Sus hojas perennes se mantienen durante todo el año, las flores no demasiado vistosas, pero olorosas, que crecen en ramilletes. Esto ocurre en primavera, pero lo bueno comienza en verano y otoño cuando las aceitunas se hacen visibles, verdosas al principio, color que con el tiempo va tornando a violáceos. Importante aportar nutrientes con abonos ricos en nitrógeno.

Si optan por un olivo centenario, simplemente tendrán que podar las ramas secas, eliminar algún que otro chupón o pinzar para dar forma a la copa. Si por el contrario es de un porte menor la cosa cambia, habría que dejar tres o cuatro ramas. Es muy rustico y resistente pero en ocasiones puede verse atacado por cochinillas; la mosca del olivo - que el mayor daño lo ocasiona al fruto- ; la polilla del olivo, que daña hojas, flores y frutos y la barrenilla, entre otras. Y como enfermedades el repilo, se caracteriza por la aparición de unas manchas circulares amarillas en el haz de la hoja. El tratamiento con cobre es muy eficaz. Otra enfermedad que le afecta es la tuberculosis o roña y que últimamente está siendo un problema. Está causada por una bacteria, la enfermedad se agudiza en climas lluviosos, húmedos y mas aun en lugares sombríos. Aparecen una especie de tumores en las ramas que impiden el paso de la savia teniendo como fatal consecuencia que dicha rama se seque.

Por su lento crecimiento les consejo que compren un ejemplar crecido, ya que sino lo disfrutaran las generaciones venideras. Para aquellos que les guste el experimentar pueden germinar una semilla, en sí el hueso de la aceituna no es la semilla, a esta la protege una cáscara dura que debemos de romper antes que nada y que sacaremos con sumo cuidado. Una vez que ya están listas las semillas han de estar en agua durante un día, de ahí se pueden pasar a un algodón húmedo, a los pocos días comenzara a germinar, relativamente sencillo y rápido para lo lento que supone todo el proceso de crecimiento, pero ésta es solo una opción; un modo más rápido es por estaquilla o por acodo. Creo que lo mejor es quedarse con la primera opción, comprar el ejemplar ya crecidito.

No solo es importante por su gran valor ornamental, pues de sus frutos de obtiene el aceite, base de nuestra cocina. Cargado de vitaminas y propiedades nos ayuda a mantenernos más sanos en este mundo moderno de comida rápida. No solo nos nutre por dentro sino que la piel también se ve beneficiada, un buen jabón de aceite de oliva puede ser la solución a múltiples problemas de piel, podemos mantenerla perfecta con muy poco.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine