Lne.es »
La Argañosa

Un conductor se empotra en un portal de Colón y se da a la fuga

La Policía localizó al culpable en su domicilio al día siguiente gracias a que su coche aparcado tenía daños

12.04.2016 | 09:33
Estado en el que quedó el portal 23 de la avenida de Colón.

Un conductor se empotró con su vehículo en el portal del número 23 de la avenida de Colón hacia las cuatro y media de la madrugada de ayer y se dio a la fuga. La Policía Local le localizó ya de buena mañana en su domicilio gracias a que el vehículo estaba estacionado en la calle y presentaba daños que encajaban con el golpe del portal. Además, un testigo había apuntado la matrícula del coche, por lo que los agentes procedieron a detener e identificar al conductor, aunque no le realizaron la prueba de alcoholemia porque habían pasado varias horas desde el siniestro.

El portal del 23 de la avenida de Colón quedó destrozado tras el choque. Parte del marco de la puerta se rompió y la calle quedó llenó de cascotes de hormigón y ladrillos. El telefonillo quedó medio suspendido en el aire. No hubo que lamentar daños personales gracias a que la calle estaba prácticamente desierta y las personas que vieron cómo el coche se marchaba estaban en sus casas. La Policía Local investiga las causas del accidente; por qué el conductor se salió de la vía y chocó contra el portal de manera brutal haciendo saltar por los aires parte de la fachada del edificio.

Un precedente

No es la primera vez que un conductor pierde el control en esa zona. La última fue el 30 de mayo de 2012. Un vehículo se empotró en la terraza de una cafetería que afortunadamente estaba vacía, aunque el accidente se saldó con un policía local herido leve que estaba parado en ese momento con su motocicleta cerca del acceso a la avenida de Colón.

El conductor, que era novel, se puso nervioso y en lugar de frenar, aceleró. El turismo circulaba por la calle Ramiro I cuando cruzó la glorieta por la zona ajardinada y se empotró en la terraza de la cafetería. Víctor Manuel González Martínez, propietario del establecimiento, estaba sirviendo café a unos clientes cuando sintió un fuerte golpe. Fue todo tan rápido que no tuvo tiempo ni a tener miedo, igual que la media docena de clientes que estaba dentro. "Vi cómo un coche rompía la valla de protección que está a casi seis metros de la terraza de mi establecimiento, se llevó por delante dos mesas y se empotró entre la fachada y el portal", explicó entonces el hostelero a este diario tras el accidente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine