Lne.es »

Los cerezos crecerán en el Naranco

Urbanismo trabaja en el plan de protección del monte, según Taboada, que acompañó a los escolares en la Semana del Árbol

13.04.2016 | 17:28
Los cerezos crecerán en el Naranco
Los cerezos crecerán en el Naranco

Lucía Álvarez, Ana Calleja y Victoria Cases plantaron ayer, con sus propias manos, un abedul en el Naranco y como ellas otros 128 escolares de quinto de Primaria de los colegios Narciso Sánchez de Olloniego, del de Colloto y el Nazaret y el Amor de Dios. Los trabajadores del servicio municipal de Parques y Jardines, que desde hace veinticinco años, colaboran con la Concejalía de Educación para acercar a los niños al monte de Oviedo, decidieron que esta vez, además de abedules, plantarán serbales y cerezos comunes. Si salen adelante, en unos años los chiquillos podrán volver a recoger cerezas silvestres.

La primera teniente de alcalde, Ana Taboada (Somos), acompañó a los niños durante la primera incursión de la semana en el Naranco. La finalidad de esta actividad, dijo, es "concienciarlos de la importancia del Medio Ambiente y que conozcan el monte Naranco". Taboada explicó que la voluntad del equipo de gobierno local es revitalizar el Naranco, que para ello cuenta con los planes de empleo, que llevan a cabo labores de reforestación, y un plan para la protección del Naranco en el que trabaja la Concejalía de Urbanismo.

La Semana del Árbol, que patrocina Caja Rural, llena desde ayer de niños el monte Naranco. A lo largo de estos días, hasta el jueves, pasarán por él 531 alumnos del municipio, de trece centros educativos distintos. Para algunos es su primer árbol, como Lucía Álvarez y Ana Calleja, pero los hay que ya tienen experiencia, como su amiga Victoria Cases, que cuenta que ha plantado otro, en casa de su abuela, y que hasta ha escondido "un tesoro" debajo.

Ayer, los niños fueron subiendo en grupos a la zona más alta del monte. En el área recreativa se entretuvieron con las actividades que preparó la asociación "Los Glayus" -juegos, bailes y talleres de maquillaje infantil- y hacia la una aprovecharon para comer el bocadillo que habían llevado.

José Luis Fernández, del servicio municipal de Parques y Jardines, supervisó las tareas y comentó que hace veinticinco años, cuando comenzaron las replantaciones escolares, el monte estaba "medio desierto" y los operarios municipales "desbrozaban con un tractor". Ahora, aunque la zona está muy expuesta a las inclemencias, los árboles no son una rareza. Quizás sea el momento de culminar proyectos como el de Monte Porciles, una senda perimetral que atraviesa un puentecillo fluvial y que, aunque es transitable, adolece de algunos servicios, como letreros indicativos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine