06 de mayo de 2016
06.05.2016

Euros, voluntariado y ciencia contra el cáncer

La de Valentín Masip, una de las 45 mesas colocadas en la cuestación anual, intenta batir su récord de recaudación del último año

06.05.2016 | 03:47
Euros, voluntariado y ciencia contra el cáncer

Elena FERNÁNDEZ-PELLO

En la calle Valentín Masip están los voluntarios que más recaudan en Oviedo en la cuestación contra el cáncer. El año pasado ingresaron 4.358,86 euros, una marca que exhiben con orgullo, y este aún está por ver. Ayer, Julita Ibáñez y sus compañeras, algunas involucradas en la colecta benéfica anual de la Asociación Española contra el Cáncer desde hace una década, intentaban batir su récord. A última hora de la mañana Chelo Vares reconocía que no estaba resultando fácil. "Hay gente que viene con la moneda preparada, hay quien nos dice que no puede y otros...", la secundaba Cani Barro.

La de Valentín Masip es solo una de las cuarenta y cinco mesas y alrededor de doscientos setenta voluntarios que ayer se desplegaron por todo Oviedo en la cuestación contra el cáncer. Este año el símbolo de la campaña fue la flor de iris, la flor de la esperanza con la que la Asociación Española contra el Cáncer simboliza su compromiso con la investigación. "Ni te imaginas lo que un euro puede poner en marcha", ponía en evidencia Margarita Fuente, la presidenta de la junta provincial de Asturias, citando el lema de la campaña. "La Asociación es la entidad privada que más fondos dedica a la investigación oncológica", afirma.

A la cuestación contribuye gente a la que la enfermedad le ha tocado muy de cerca, como Julio Ferrer, que perdió a su esposa por el cáncer y que colabora con la Asociación "continuamente" y "en todo lo que puede". "Todos tenemos algún familiar o conocemos a alguien que ha padecido cáncer", reconocía ayer al mediodía Luis Miguel Álvarez. Ambos dejaron su aportación ayer por la mañana en la mesa de la plaza de La Escandalera.

Se instalaron mesas en los centros de salud y en el HUCA, el Hospital Universitario Central de Asturias, donde estuvo atendida por varios cofrades de la Hermandad de Semana Santa de los Estudiantes, que este año quisieron sumarse a la cuestación. También había cofrades con huchas por el centro de la ciudad y la avenida de Galicia.

En el centro de salud de La Lila una de las médicas de guardia durante la noche instaló la mesa de la cuestación y permaneció en ella hasta el mediodía. Antes de irse a casa se pasó a ver a las compañeras instaladas en la plaza del Ayuntamiento, donde la mañana fue generosa. María Alonso, una de las voluntarias, contaba cómo todos los puestos de venta del Fontán habían hecho aportaciones y también los despedidos del Asturcón, que las acompañaron durante toda la mañana con su protesta ante el Consistorio.

Entre los voluntarios más madrugadores estuvieron los de la estación de Llamaquique, que emp ezaron la colecta a las siete y media de la mañana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine