02 de junio de 2016
02.06.2016

En San Claudio roban hasta el pan

Los ladrones asaltan el segundo bar en diez días y se llevan dinero, un jamón y la barra que deja el panadero en la puerta

02.06.2016 | 04:03
Elín García, empleada del bar, ayer, mostrando los desperfectos en el local tras el robo.

Los ladrones se han vuelto a cebar con un bar de San Claudio, el segundo de la localidad que sufre un atraco en tan solo diez días. El Xato Culón, en pleno centro del pueblo, fue asaltado alrededor de las seis de la mañana del pasado miércoles. Los ladrones madrugaron, pero no tanto como el panadero, que ya había dejado la barra para hacer los pinchos en la bolsa que el propietario, Jesús Álvarez, "Gelucho", deja colgada en la puerta del establecimiento. "Esta vez arrasaron con todo, se llevaron hasta el pan", aseguró el responsable del local.

Álvarez calcula que el botín que le han arrebatado los ladrones ronda los 6.000 euros. Robaron el cambio que había en la máquina registradora, el cajetín con dinero de la tragaperras, embutidos, unos jamones, botellas de licor... Nadie vio nada. Fue la camarera del bar, Elín García quien descubrió el "pastel" cuando fue a abrir el por la mañana. No es la primera vez que los ladrones se fijan en el Xato Culón. Hace menos de un año -en una noche movida en San Claudio- los cacos dañaron varios coches y lograron robar uno, que utilizaron para lanzarlos contra dos bares en plan alunizaje. Consiguieron entrar a robar en uno y fracasaron al intentarlo en el Xato Culón, porque el cristal resistió.

"Esta vez utilizaron un método más sofisticado", relató Jesús Álvarez. Los ladrones se las arreglaron para reventar la cerradura con algún tipo de mecanismo y acceder al local. La Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación y su unidad de Policía Judicial se desplazó ayer a San Claudio para realizar una inspección ocular y recoger pruebas.

Hace tan solo diez días, el pasado 22 de mayo, otro bar de San Claudio, el Isis, también fue asaltado de madrugada. Con el de ese día van ya dieciséis robos en el mismo establecimiento. El propietario de este otro local, Jorge Sáez, había instalado unos pivotes en la puerta para evitar los alunizajes. El sistema funcionó durante dos años hasta que los ladrones se las ingeniaron para entrar por uno de los laterales del bar, forzando unas puertas de corredera.

"Se las saben todas", argumentaba ayer el Jesús Álvarez. "Pienso que no es un problema de vigilancia. La Guardia Civil está patrullando, pero también los vigilan a ellos, y en cuanto se van, actúan", asegura. "No van a establecer una vigilancia de veinticuatro horas.", se resigna este hostelero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine