03 de junio de 2016
03.06.2016
Lne.es »

Papá y mamá búho alimentan a sus águilas

"Lluna" y "Orión" crían en su nido del zoo de San Esteban de las Cruces a dos polluelos que no son de su especie "sin darse cuenta"

03.06.2016 | 04:09
Los polluelos de águila.

Una pareja de búhos reales del Núcleo Zoológico "El Bosque", en San Esteban de las Cruces, ha adoptado a dos polluelos de Águila que fueron encontrados en La Morgal, en el suelo junto a un árbol, cuando apenas tenían diez días de vida. Un ciudadano los llevó al zoo de Oviedo y desde entonces se están criando con "Lluna" y "Orión", sus padres adoptivos de otra especie.

"Casualmente los búhos reales habían sido papás una semana antes de llegar las pequeñas águilas, y esto nos ha permitido retirar a su propia descendencia para criarla a mano y dejar con los padres búhos a las águilas". Lo cuenta Gonzalo Rubio, el cuidador de "El Bosque".

Al parecer, "Lluna", una hembra de búho de más de 3 kilos, se colocó encima de las crías para darles calor sin importarle que no fueran de su sangre, mientras que su pareja se acercó con trozo de comida en el pico. Según su cuidador, "el problema surge si los padres adoptivos se dan cuenta del cambio, pero esta vez no ha sido así. El instinto maternal que tienen los búhos es casi infalible y más poderoso que el de los humanos, sin importarles la raza, el color y el tamaño.

El objetivo es liberar a las águilas más adelante, cuando alcancen el tamaño adecuado, y sean salvajes al haber crecido lejos de la mano del ser humano. "Cuando ya tengan plumas, puedan volar y estén listas para liberarlas, su paquete genético tiene que hacer acto de presencia para que aprendan a cazar y ser independientes", explica Rubio.

"El Bosque" se ha hecho cargo en más ocasiones de animales salvajes jóvenes, en su mayoría víctimas de accidentes, para contribuir a su regreso a la naturaleza. Desde que abrió sus puertas en 2008, el centro ha ayudado a 75 de ellos, desde águilas a otro tipo de aves.

En el núcleo zoológico hay más de 150 animales de los cinco continentes y 300 especies de plantas, y se ha convertido en una visita obligada para pequeños y adultos en su tiempo libre deseosos de ver a canguros, macacos, cacatúas, iguanas, ciervos o pavos reales, entre otros.

Los polluelos de águila no se quedarán en San Esteban de las Cruces porque se criarán en libertad, aunque puede que de vez en cuando se posen en el nido de "Lluna" y "Orión" para hacerles una visita a sus queridos padres adoptivos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine