Sosa Wagner: "La justicia está más politizada en la élite"

El jurista propone en su libro "La independencia del juez: ¿una fábula?" un decreto que regule los nombramientos

16.06.2016 | 04:28
De izquierda a derecha, Jesús Bernal, Francisco Sosa Wagner y Leopoldo Tolivar, durante la conferencia.

"La politización de la justicia en España está más en la élite judicial; en el 85 por ciento no se da, ni en jueces, ni en fiscales". Así lo afirmó ayer Francisco Sosa Wagner, jurista, catedrático y escritor, durante la presentación de su libro "La independencia del juez: ¿una fábula?" en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA.

En el acto, que llenó de público el salón, participaron además Jesús Bernal, fiscal de sala del Tribunal Supremo, que se encargó de hacer la introducción, y Leopoldo Tolivar, catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Oviedo y presidente de la Academia Asturiana de Jurisprudencia.

"Estamos ante un libro oportuno, útil y necesario, que trata un tema siempre de actualidad y consideración. La politización de la justicia aparece hasta en los programas electorales", resumió Jesús Bernal.

Después, Sosa Wagner entró en detalles. "El problema está en el nombramiento de la élite judicial, con interferencias permanentes de dos asociaciones; por eso el sistema de nombramientos del Tribunal Supremo debería ser reglado y no por libre designación". En este sentido afirmó que "no hace falta modificar la Constitución, sino un decreto sobre los nombramientos que, además, prohibiera las puertas giratorias".

En este sentido, Sosa Wagner sostuvo que centrar el debate de la independencia de los jueces en la composición del Consejo General del Poder Judicial, es decir, discutir si su elección ha de atribuirse a los galgos, léase asociaciones judiciales, o a los podencos, los partidos políticos en el Parlamento, "no es el camino adecuado".

¿Por qué? "Porque este sistema de autogobierno corporativo no forma parte obligada del guión de un Estado de derecho". Como prueba de ello puso los ejemplos de Alemania, Estados Unidos, Gran Bretaña y los países escandinavos, "que carecen de él". Siguiendo esta línea, advirtió de que, desde las Cortes de Cádiz, el intento de construir un Poder Judicial independiente es una constante aspiración, "que en términos constitucionales es imposible".

¿Cómo conseguir entonces la independencia del Poder Judicial? La receta "es sencilla" a juicio del autor. Habría que hacer pruebas públicas de ingreso, especialización como jurista, carrera asegurada sin sobresaltos ni trampas, trabajo valorado, sueldo digno y jubilación reglada. Por eso apostó por un estatuto jurídico del juez regido en todo por el principio de legalidad y "alejado de componendas políticas y asociativas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine