"La falta de abuelos" dispara la matrícula en los siete colegios abiertos en verano

Las escuelas comienzan la temporada estival con 5.894 niños inscritos, cinco veces más que en 2015, y aumentan el servicio seis semanas

28.06.2016 | 04:01
Por la izquierda, Mónica Ares, Adrián Vidal Ares, Lucía Vázquez, Jorge Vázquez, Alicia Vidal Ares y Diego Vázquez, ayer, a la salida del colegio Poeta Ángel González.

Una treintena de personas esperaba ayer al sol ante el colegio público Poeta Ángel González a eso de las dos menos diez de la tarde a que sus hijos salieran de clase. Los críos fueron los primeros alumnos del ciclo de actividades escolares que el Ayuntamiento de Oviedo ha organizado este verano en siete centros educativos. Apenas había abuelos y sí muchos padres o madres, pero ninguno con su pareja. Así, Jorge Vázquez aguardó nervioso en el patio hasta verles la cara a sus dos niños. "Es la primera vez que los traigo a un cole en verano porque no me queda más remedio. Ojalá salgan contentos". Su esposa y él tendrán vacaciones en agosto y no pueden dejar a los críos -Diego, de 8 años, y Lucía, de siete- con los abuelos. "Con el paso de los años, no debo abusar de mis padres o los de mi mujer para cuidar a los críos", explica. Este es el denominador común de las familias que llevan a sus hijos a alguno de los colegios que abrirán hasta el 9 de septiembre.

La media de edad de los progenitores que han inscrito a los niños en el programa de conciliación de la vida laboral y familiar es de 40 años y en la mayoría de los caso la de sus padres supera los 70 o ya han fallecido. Por tanto, la maternidad tardía dispara la matrícula cada año.

Además, en esta ocasión se ha quintuplicado con respecto a 2015 porque la Concejalía de Educación ha ofrecido el servicio durante seis semanas más. Si antes los padres sólo podían llevar a sus hijos durante la última semana de junio y el mes de julio, ahora pueden hacerlo hasta unos días antes de que comience el nuevo curso. Para la edil de Educación, Mercedes González, la apertura de los colegios en agosto era una demanda de primer orden: "La realidad social ha ido cambiando y el Ayuntamiento no podía darle la espalda a las familias. Las cifras lo respaldan".

Hay un total de 5.894 escolares inscritos en el programa de verano. De ellos, 4.019 niños disfrutarán de servicio de comedor y 2.421 lo harán gracias a una beca. Los siete colegios que ofrecen las actividades hasta septiembre son: Buenavista II, La Ería, Lorenzo Novo Mier, Maestro Jaime Borrás (el antiguo Guillén Lafuerza), Parque Infantil, Poeta Ángel González (Corredoria II) y Veneranda Manzano. Y en cuanto al número de matriculas, el colegio de la Corredoria es el que más ha tramitado al tener 1.812 niños, mientras que el Parque Infantil (en el Naranco) es el minoritario con 186 críos en la lista.

Los padres solicitaron el centro más cercano a su domicilio, que en algunas ocasiones coincide con el colegio al que acude el niño el resto del año. La hija de Eva María López está escolarizada en el Corredoria II y ayer volvió "para pasarlo bien y dejar los estudios a un lado". Al menos así lo describió su madre, impaciente por ver salir a la pequeña de cinco años. "Ya la traje el año pasado y se lo pasó muy bien así que ahora repito la última semana de junio y el mes de julio completo". Eva tenía razón porque la niña, Sandra Moro, salió feliz en compañía de su primo Lucas Fraile. "Verlos así me hace sentir mejor", comentó esta mujer que trabaja a turnos en un comedor.

La turnicidad es otra de las razones por las que los siete colegios que abren sus puertas en verano han tenido más demanda que el año pasado. "A mí me ha salvado la vida que el cole abra dentro de dos meses porque trabajo a turnos hasta el 11 de agosto". Mónica Redondo trabaja una semana sí y otra no en un comercio, por lo que la apertura de los colegios en agosto le ha venido como anillo al dedo para que su hija Alejandra Agudo, de 8 años, no se aburra en casas ajenas.

Muchos padres optan por una solución práctica y al alcance de su bolsillo para los niños, en lugar de apuntarlos a un costoso campamento de vacaciones. "En La Corredoria pocas familias pueden permitirse irse de veraneo y algunas son monoparentales". Lo dijo ayer Mónica Ares, madre de un niño y una niña que estudian en el Corredoria I, en el entorno del colegio Poeta Ángel González. Aunque tiene la ayuda de su pareja, reconoce que el trabajo les impide disfrutar de los críos todo lo que quisieran. Los ha matriculado en el programa la última semana de junio y la primera de septiembre. Los suyos no asisten al comedor, aunque el total de comensales del Poeta Ángel González es el más alto del municipio, con 1.265 niños. En concreto, 807 asistirán sin beca y 458 disfrutarán de la ayuda del Ayuntamiento, que ofrece el servicio de 14 a 16 horas.

La concejala de Educación dio a conocer este mes los datos económicos de las becas de libros, comedor y desayunos escolares para el próximo curso. La junta de gobierno municipal dio luz verde a un presupuesto de 2.401.317 euros para subvencionar a las familias los comedores escolares de sus hijos atendiendo a sus niveles de renta. En principio, la partida presupuestaria prevista era de 2 millones de euros, lo que supone un aumento de más de 400.000 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine