06 de julio de 2016
06.07.2016
Lne.es »

Piden dos años para cuatro acusados de vender "gas de la risa" en un local

El ministerio fiscal considera que cometieron un delito contra la salud pública

06.07.2016 | 01:57

Los acusados de vender "gas de la risa" en una discoteca del Antiguo se enfrentan a una petición de dos años de prisión por parte de la Fiscalía. La vista oral tendrá lugar hoy en el Juzgado de lo penal número 2 de Oviedo.

El ministerio fiscal estima que los hechos son constitutivos de delito y dirige sus acusaciones contra el propietario, el gerente y dos empleados de la discoteca ubicada en la calle del Peso.

Los hechos se produjeron el 23 de marzo de 2013 en el citado local. Según el ministerio público, dentro del establecimiento dos de los empleados facilitaban a los clientes, a cambio de dinero, cápsulas de óxido nitroso para su inhalación. La venta contaba, presuntamente, con el consentimiento del gerente y del propietario del local.

La Fiscalía considera que los acusados cometieron un delito contra la salud pública y solicita que se condene a cada uno de ellos a 2 años de prisión, inhabilitación especial para el ejercicio de sufragio pasivo por el tiempo de la condena y para el ejercicio de actividades mercantiles y una multa de 9 meses con una cuota diaria de 15 euros, además del abono de las costas procesales.

En el establecimiento fueron incautadas dos máquinas de sifón, un recipiente cilíndrico con globos, una caja con 24 cápsulas de 8 gramos de óxido nitroso y 201 cápsulas sueltas de dicha sustancia para su dispensación a terceros.

El denominado "gas de la risa" es una sustancia que no está destinada a su inhalación, ya que su ingesta puede resultar perjudicial para la salud, pudiendo provocar náuseas, vómitos, hipertensión leve y arritmias, así como otros tipo de reacciones nocivas para el organismo, debido a su abuso crónico, como la asfixia.

El pasado mes de abril, un caso similar llevó a juicio a un hostelero del Antiguo. El Juzgado de lo penal número 1 de Oviedo consideró por entonces que la venta de esta sustancia era susceptible de una sanción administrativa, pero que no podía ser considerada como delito.

La sentencia estimó que el óxido nitroso "no es de por sí nocivo para la salud" y que el delito contra la salud pública "se consuma cuando se golpea a la colectividad con la sustancia nociva para la salud".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine