12 de julio de 2016
12.07.2016

Alberto Zurrón: "Los grandes compositores de la música clásica eran muy inseguros"

El escritor presentó una obra que pretende desmitificar a los clásicos

12.07.2016 | 03:51
De izquierda a derecha, Arturo Téllez, Alberto Zurrón y Diana Díaz.

"Los grandes compositores de música clásica eran muy inseguros de sí mismos", señala Alberto Zurrón, autor del libro "Historia de la música clásica II", que pretende desmitificar la figura de los grandes compositores clásicos. La obra fue presentada ayer en el Club Prensa Asturiana de la NUEVA ESPAÑA, en un acto en el que participaron la musicóloga y colaboradora de este periódico Diana Díaz, el periodista Arturo Téllez, que ejerció como presentador, y el autor de la obra, Alberto Zurrón.

"Es un libro que me ha hecho reflexionar sobre el papel de los grandes autores de la música clásica en la historia. Me he hecho preguntas como si realmente Wagner fue un revolucionario o solamente un reformador de la música Alemana. Es un libro que lleva al lector a un proceso reflexivo", señaló Diana Alonso.

"Nos muestra cómo los grandes autores tenían, a veces, periodos de escasez creativa que les llevaban a componer solamente desde el punto de vista funcional, para llenar sus bolsillos" aunque, en otras ocasiones, "componían sin darse cuenta realmente de la genial obra que tenían entre manos", comentó Alonso.

La musicóloga puso énfasis en que, a través de sus partituras, "los compositores muestran que son genios, pero también muy humanos. Componían obras tan perfectas como imperfectos eran ellos mismos", afirmó.

Por su parte, el periodista Arturo Téllez, señaló que el libro traslada las vivencias, los sufrimientos de esta gente, que a lo mejor tenemos muy mitificados". Dichas angustias, conjeturó Téllez, "probablemente les hacían componer obras tan majestuosas".

El autor del libro, Alberto Zurrón, destripó las motivaciones que le llevaron a mostrar las historias más humanas de los grandes autores de la música clásica: "He querido desmitificarles, mostrarles sin ropa. Eran personas frágiles, necesitadas de afecto e inseguras de sí mismas. Tenía tanto amor que devolverles que tenía que hablar sobre ellos y mostrarles al mundo tal cual eran", afirmó poniendo el ejemplo de todo un genio como Schubert que "pese a tener 40 millones de dólares de la época acabó sus años viviendo en una cabaña perdida con su mujer, alejado del mundo y vestido como un pordiosero", explicó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine