03 de agosto de 2016
03.08.2016
Lne.es »

Los ediles ya renunciaron a los 175 euros que recibían por asistir a juntas de la SOF

03.08.2016 | 02:03

Los concejales de la Corporación municipal (PP, Somos, PSOE, IU y Ciudadanos) renunciaron el año pasado a cobrar los 175 euros que recibían los que asistían a las juntas de la Sociedad Ovetense de Festejos (SOF). El concejal de Cultura y presidente de la SOF, Roberto Sánchez Ramos (IU), propuso nada más acceder al poder municipal que se suprimiesen las dietas para poder utilizarlas en otros gastos de la sociedad. Desde el verano pasado y hasta junio, se ahorraron un total de 42.250 euros en dietas no pagadas, que usaron para financiar los fuegos de San Mateo del año pasado y los bollos preñaos. Para la pirotecnia se usaron 26.600 euros y para los bollos 14.500. Los mil euros restantes se acumularán para financiar otra acción relacionada con la actividad diaria de la SOF. La primera edil en renunciar a estas dietas, en realidad, fue la expresidenta de la SOF Belén Fernández Acevedo (PP) en solidaridad con los recortes de salario a los funcionarios.

Somos e IU, los dos partidos más a la izquierda del tripartito local que forman junto al PSOE, se mostraron ayer partidarios de revisar el reglamento que rige los plenos municipales para evitar que los concejales no liberados de la Corporación (que son los que, además de la actividad municipal, conservan su trabajo particular) cobren 400 euros por asistir a plenos de tres minutos de duración, como ocurrió ayer por la tarde en el Ayuntamiento. Podemistas y comunistas proponen que este tipo de plenos extraordinarios -como los utilizados para conceder las distinciones honoríficas de la ciudad o para asignar las mesas electorales antes de cada uno de los comicios-, y que no suelen durar más de cinco minutos, no tengan retribución, que sean gratis. También que estos temas se puedan incluir en sesiones ordinarias. Actualmente, estos plenos se pagan a 400 euros, la misma cantidad que los ordinarios de cada mes.

"Hay que racionalizar las cosas. No todos los plenos se pueden cobrar. Los concejales no liberados deben cobrar por lo que hacen, en función de la actividad y la responsabilidad, no por ir a plenos o a comisiones", reflexionó ayer Cristina Pontón, portavoz de IU, que plantea como idea establecer para los concejales "tablas salariales, como la que tienen los funcionarios". "Hay que cobrar por actividad, no por pleno. Lo del pleno es una medida instrumental", añadió Pontón, que abrió la puerta a la reforma inmediata de la normativa. De la misma idea es Rubén Rosón, edil de Somos, que aseguró ayer que el reglamento se podría "estudiar y revisar" para "adaptarlo al sentido común". El concejal podemista rechaza que este tipo de plenos extraordinarios tengan retribución. "No sólo es un problema de reglamento. Es de concepción política. Si se usa (la política) para servicio público o para enriquecerse", señaló el edil de Somos. Requerido por este periódico, el PSOE rechazó valorar la cuestión, aunque el concejal Diego Valiño aseguró ser partidario de que cada concejal, liberado o no, tuviera asignada una retribución fija, según escribió él mismo en su cuenta de Twitter. La oposición (PP y Ciudadanos) prefirió también mantenerse al margen.

Ayer se celebraron dos plenos en el Ayuntamiento. Uno a las 16.50 horas y otro diez minutos después, a las 17.00 horas. El primero de ellos fue extraordinario y duró exactamente tres minutos y 26 segundos. 400 euros para cada uno de los 11 concejales no liberados. El segundo, ordinario, duró 33 minutos y 15 segundos. Otros 400 euros. En total, sumando las dos sesiones, cada concejal a tiempo parcial se ganó ayer 800 euros por 36 minutos y 41 segundos de dos sesiones que sirvieron para aprobar, por unanimidad, la concesión de una medalla de oro y el impulso de dos reglamentos. Casi a 22 euros por minuto.

El asunto generó ayer cierta polémica en los pasillos municipales. La mayoría de los once concejales que cobran sólo dietas (7 del PP, 2 de Somos, 1 del PSOE y 1 de Ciudadanos) admitían "la disfuncionalidad" o la "extrañeza" de cobrar por plenos de 3 minutos de duración, pero tiraban de dos argumentos para justificarlo: que lo permite la ley y que cada uno de ellos tiene un tope de dietas que es de 1.900 euros al mes y de 20.600 euros al año. Además, alguno esgrimía que su trabajo no se remite a estar en los plenos sino a preparar las mociones durante todo el mes y que "esto lleva años pasando". También hubo quien resaltó la "injusticia" de que, como sucede en el Ayuntamiento, un concejal de la oposición liberado cobre lo mismo (44.000 euros) que un concejal de gobierno, "que tiene el doble de responsabilidad".

Ahora Somos e IU proponen modificar un reglamento que si se ponen de acuerdo los grupos, se puede modificar. Esta norma establece que hay determinados asuntos (como los citados de la distinción de honores o la asignación de mesas electorales) que se deben tratar en plenos extraordinarios. Y que la asistencia a plenos se remunera con 400 euros. Somos e IU piden que estos plenos sean gratis o que los temas se puedan incluir en sesiones ordinarias. La coalición, que es el único grupo que no tiene concejales que cobren dietas, va incluso más allá y plantea que "el error" de ayer se corrija "haciendo un pleno gratis" en los próximos meses. "Hay que ajustar cuentas", dijo Cristina Pontón.

El debate de los sueldos y el coste de la Corporación fue la primera gran brecha del tripartito hace un año. PSOE y Somos proponían una reducción de los sueldos, pero IU votó con el PP y Ciudadanos para que los sueldos de los concejales de la oposición fueran iguales que los del gobierno. En el Ayuntamiento hay 16 concejales liberados (con dedicación exclusiva) y 11 no liberados, que sólo cobran dietas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine