19 de agosto de 2016
19.08.2016
ÚLTIMA HORA
Hallado el cadáver del segundo obrero sepultado tras el derrumbe de un edificio en Madrid

La piara de La Malata crece

Los voluntarios de la ONG Mundo Vivo hallan preñadas a las hembras de los cerdos vietnamitas del asentamiento y levantan un cercado para capturar a los animales

19.08.2016 | 05:14
Luis Bernardo, el presidente de la ONG Mundo Vivo, ayer, en La Malata, junto a una cerda vietnamita preñada.

"Qué raro que no se marche corriendo. Parece que está algo torpe y atontado. Espera, es una hembra y está preñada". El presidente de la ONG Mundo Vivo, Luis Bernardo, dijo ayer esto varias veces durante su visita a La Malata para alimentar a los cerdos vietnamitas que campan por allí a sus anchas desde el desalojo y derribo del poblado chabolista hace diez días. Los voluntarios de la organización no gubernamental contabilizaron al menos dos cerdas en avanzado estado de gestación, cinco crías y otros cinco ejemplares adultos en busca de comida. A la espera de que el Principado -a través de la Dirección General de Ganadería- autorice la captura y posterior traslado de estos animales, una veintena de personas lleva agua y alimento a los puercos.

La ONG espera obtener hoy el visto bueno del Principado para ir mañana sábado a recoger a los animales. Sin embargo, la tarea no será sencilla debido a la extensión del terreno (de cerca de cinco hectáreas), los matorrales que lo rodean y la rapidez de los cerdos. Por eso, los voluntarios levantarán un cercado hecho a base de tela metálica para agrupar allí a los ejemplares después de atraerlos con comida y cogerlos más fácilmente.

Borja Matas, vicepresidente de Mundo Vivo dejó varios bebederos llenos distribuidos estratégicamente por la zona -en el límite de la Corredoria con Lugones y bajo las vías del tren- y mazorcas de maíz cogidas directamente de una plantación abandonada en el antiguo asentamiento. Al rato, un cerdo salió a comer. "Mírala, también está preñada", dijeron los voluntarios, entre los que había gente ajena a la ONG que decidió ir a La Malata para ayudar.

Así, Ana García pasó la tarde de ayer corriendo entre los matorrales y los restos de basura del poblado (desde ropa a neumáticos pasando por cajas de leche) "para echar una mano y alimentar a los cerdos con sobras, fruta, verdura, lechuga, zanahoria y pan". Todo metido en un "tuper" y bajo la atenta mirada de una pareja de la Policía Local destinada a vigilar La Malata.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine