07 de septiembre de 2016
07.09.2016
Lne.es »

El Centro Asturiano liga generaciones

José Antonio Zurrón, convaleciente de una operación, y Margarita Rodríguez, protagonistas como "Abuelos del año", en un día repleto de actividades infantiles

07.09.2016 | 05:50
Margarita Rodríguez junto al presidente del Centro Asturiano, Alfredo Canteli, durante la entrega de la distinción "Abuelos del año".

La jornada festiva de ayer en el Centro Asturiano resumió con sus actividades lo que es la filosofía del club. Reconocimiento a sus mayores, unas cuantas actividades para los niños y jóvenes y mucho deporte. Y es que las actividades en torno a la familia conforman el eje sobre el que giran todos sus actos.

Pero el acto más entrañable sin duda alguna se centró ayer en la fiesta de los mayores. Este año la designación de "Abuelos del año" recayó en dos pioneros del club ovetense: José Antonio Zurrón y su esposa, Margarita Rodríguez.

El primero no pudo estar presente por una reciente operación que le realizaron el sábado pasado en el HUCA, pero su estado de ánimo corrobora su rápida recuperación. Ayer por la tarde explicaba a este periódico lo mucho que sentía no poder estar presente en este homenaje. Zurrón fue un referente durante décadas en la información sobre el deporte del tenis en distintos medios de comunicación, especialmente en LA NUEVA ESPAÑA, diario en el que durante dos décadas informó puntualmente de todo lo que acontecía en este deporte.

"Me hice socio del Centro Asturiano en el año 1958, cuando sólo había una oficina en la calle Milicias Nacionales y el edificio del Naranco estaba en ruinas", recordó nostálgico el pionero. Tendría que pasar poco más de una década "hasta que tuve el honor de inaugurar las pistas de tenis en un partido que jugué con el entonces concejal Óscar Arias, fue en el año 1970".

José Antonio Zurrón encontró en el tenis su gran afición y su vocación periodística por el deporte, primero en la radio y después en este periódico, en el que escribió hasta la década de los años noventa del pasado siglo.

Su esposa, Margarita Rodríguez, acompañada de su hijo Alberto, recogió emocionada el merecido galardón que el Centro Asturiano les entregó. "Aquí crecieron mis hijos jugando al tenis, fuimos toda la familia muy felices, y por eso agradecemos mucho que se acordaran de nosotros con este detalle tan entrañable".

Antes, los más pequeños disfrutaron del espectáculo "El maravilloso mundo de Rainbow", y durante toda la tarde del fútbol, tenis y hockey sobre patines. Un día de lo más completo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine