13 de septiembre de 2016
13.09.2016

Beatriz Oliveros: "La terapia Gestalt me ha hecho más feliz"

Oviedo acoge el primer curso oficial sobre un método psicoterapéutico participativo

13.09.2016 | 04:21
De izquierda a derecha, Beatriz Menéndez, María José Pablos, Beatriz Oliveros y Daniel Eichelbaum, durante la presentación del curso.

"La terapia Gestalt me ha hecho una persona más feliz". Así de rotunda se mostró ayer Beatriz Oliveros, psicoterapeuta y profesora del grado universitario de Educación Social, durante la presentación del primer curso oficial sobre este método que se impartirá en Oviedo a partir del mes de octubre. La creatividad y la nueva figura participativa del terapeuta, profesional o voluntario, que trabaja en la ayuda a las personas, son los factores más atractivos de esta técnica psicoterapéutica.

"Lo descubrí hace 20 años y, desde ese momento, llevo trabajando para acercarlo a Asturias. Todos los que nos dedicamos a la ayuda personal teníamos que ir a formarnos a Madrid, País Vasco, Galicia... y yo quería que lo tuviésemos aquí porque a mí me cambió la forma de verme, de ver a los demás y de ver la sociedad que me rodea", subrayó la responsable local del Teléfono de la Esperanza de Gijón, María José Pablos.

Precisamente gracias a esta entidad será posible por vez primera adquirir esta formación en el Principado. "Nos esforzamos para poder incorporar formación de calidad, y ésta es una de esas oportunidades únicas", explicó la vicepresidenta del Teléfono de la Esperanza de Asturias, Beatriz Menéndez, durante la presentación de dicho curso en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA.

Esta formación, avalada por la Asociación Española de Terapia Gestalt (AETG) y la European Association for Gestalt Therapy (EAGT), se realizará en sesiones de 15 horas (10 los sábados y 5 los domingos), durante 11 fines de semana, una vez al mes. El coste total es de 2.200 euros.

"Es un privilegio para cualquier profesional contar con este curso en Asturias", indicó el médico de familia del centro de salud del Llano (Gijón), Daniel Eichelbaum. "Muchos de los pacientes vienen a la consulta de familia con problemas emocionales o que tienen que ver con el mundo afectivo. Por eso me interesa profundizar en esta técnica, que se centra en el aquí y el ahora, y que sitúa al terapeuta en un papel activo, que conecta con el paciente, y juntos buscan una solución creativa", añadió.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine