11 de octubre de 2016
11.10.2016

Rodríguez-Vigil: "Oviedo es el gran paisaje de fondo de las memorias de Juan Benito Argüelles"

La presentación de "Doy mi palabra", el libro de recuerdos del fundador de Tribuna Ciudadana, le rinde homenaje al cumplirse un año de su muerte

11.10.2016 | 03:44

Dos periodistas intervinieron en la presentación, ayer en la Biblioteca de Asturias, del libro de memorias de Juan Benito Argüelles. El primero fue Melchor Fernández Díaz, director durante años de LA NUEVA ESPAÑA, que contó que, precisamente, empezó a frecuentar a Argüelles cuando salía del periódico de madrugada. Juan Benito Argüelles, contó, había regresado de Baleares, tras un par de años trabajando como secretario del Nobel de Literatura Camilo José Cela y emprendía su incursión en el "Oviedo nocturno, bohemio e ilustrado". Fernández dio un repaso a los antecedentes familiares del protagonista de "Doy mi palabra", deteniéndose en el episodio de la muerte de su padre, Juan Benito Antón, que había sido concejal de Oviedo, que fue fusilado por su militancia en Izquierda Republicana y cuyo rastro siguió Juan Benito Argüelles hasta una fosa común de Cangas de Narcea. El intelectual ovetense se sobrepuso a esas tragedias y acabó convertido, en palabras de Melchor Fernández, "en un personaje relevante de la vida cultural asturiana". El periodista destacó la simbiosis entre el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA y Tribuna Ciudadana, desde sus orígenes. "Es un buen contenido el que produce un buen titular, y el titular de estas memorias es espléndido", sentenció Fernández durante el acto, elogiando la trayectoria vital de Argüelles. Tras él intervino Juan Neira, articulista del diario "El Comercio". "El libro refleja el cambio de piel de Oviedo", comentó, y "describe muy bien cómo va cambiando la ciudad década a década".

Las memorias de Juan Benito Argüelles son "una biografía con paisaje" y ese "gran paisaje de fondo del libro es Oviedo". Juan Luis Rodríguez-Vigil, abogado y ex presidente del Principado, aludía así a cómo la vida del fundador de Tribuna Ciudadana puede leerse como el paradigma del siglo XX en la capital asturiana. La presentación de "Doy mi palabra", el volumen que recorre sus vivencias, se convirtió en un homenaje al intelectual poco después del primer aniversario de su muerte, que se produjo el 13 de septiembre de 2015. También sirvió de reconocimiento a su viuda, Lola Lucio, sentada en primera fila del salón de la Biblioteca de Asturias, donde tuvo lugar el acto. Uno tras otro, todos los que intervinieron en el acto, reconocieron la contribución de Juan Benito Argüelles a la cultura asturiana.

Alfonso Toribio, que actualmente preside Tribuna Ciudadana, fue breve: "Juan vivió como quiso y disfrutó de la vida, y estaba conforme de lo que había hecho y con quien lo había hecho".

En la presentación del libro de memorias, que ha sido editado por KRK, intervino quien fue el primer secretario de la asociación cultural, Ramón Rodríguez, hoy director del Real Instituto de Estudios Asturianos (Ridea) y de la Universidad de Oviedo. Tribuna Ciudadana fue, a su juicio, "una de las ideas más brillantes" de Argüelles y Lucio. Ramón Rodríguez agradeció a ambos el haberle descubierto "un mundo nuevo" y a ella le dedicó una mención especial, por ser "la editora literaria de este libro". "Os complementabais perfectamente", dijo, dirigiéndose a ella.

"Es el libro de Benito Argüelles pero es también el libro de Lola Lucio", señaló Rodríguez-Vigil. Describió las memorias de Argüelles como "vitalistas" y explicó que "una de las cosas que sorprenden más es que no hay ni un ápice de odio" a pesar de los acontecimientos que atenazaron a su familia. Rodríguez-Vigil definió a Juan Benito Argüelles como a "una de las personas más buenas, inteligente, capaz de un humor sarcástico pero no ofensivo y de impulsar acontecimientos que han dejado huella en la ciudad". En un "Oviedo que era bastante sórdido y esquinado", Rodríguez-Vigil dijo haber descubierto, a través de las conversaciones con Argüelles, "un mundo europeo".

A lo largo del acto, que discurrió en un auditorio repleto de público, salieron a relucir anécdotas como la partida de ajedrez en la que Argüelles conoció a Ángel González o la procesión de Rafael Alberti por Oviedo con Tribuna Ciudadana en busca de un espacio con suficiente aforo para el acto que iba a dar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine