17 de octubre de 2016
17.10.2016
Lne.es »

Los animalistas enseñan los dientes

Las asociaciones que denuncian supuestos "sacrificios masivos" en la perrera municipal se manifiestan para que sea una protectora la que gestione el servicio

17.10.2016 | 03:45
Los animalistas enseñan los dientes

Los amantes de los animales están de muy malas pulgas y ayer se manifestaron en Oviedo para protestar por los supuestos "sacrificios masivos" que "se están produciendo" en la perrera municipal de La Bolgachina "sin que existan informes veterinarios" que los aconsejen, según denuncian los colectivos convocantes. Las diferentes asociaciones integradas en la Plataforma de Entidades de Protección Animal (PEPA) sostienen que el número de animales de la perrera se ha reducido considerablemente en las últimas semanas y aseguran que los responsables de las instalaciones "se han cargado" al menos a 70 gatos con el fin de reducir la superpoblación que existe en La Bolgachina. Los gestores del servicio, por el contrario, defienden que han muerto 34 gatos, la mitad de forma natural y la otra por eutanasia al ser víctimas de una enfermedad llamada panleucopenia felina. Afirman además que cuentan con todos los informes veterinarios y que los empleados de la perrera "jamás" acabaron con la vida de ningún animal, que la decisión siempre estuvo en manos de los profesionales.

La manifestación partió de la estación de tren de Uría pasadas las doce y media de la mañana. Alrededor de 300 personas -muchas de ellas acompañadas por sus mascotas- atravesaron toda la calle Uría tras una gran pancarta con el lema "Por una gestión ética de la perrera". Muchas cartulinas en favor de los derechos de los animales, ruido de silbatos y mensajes directos a los responsables municipales. "¡Alcalde, reacciona, queremos protectora!", gritaban los manifestantes para exigir que la gestión de la perrera quede en manos de algún colectivo "protector" de los animales y no en las de "empresas o funcionarios que sólo buscan hacer dinero y no tienen nada de sensibilidad", afirma Elsa González, una estudiante ligada al Partido Animalista (PACMA) que ayer estuvo en la manifestación. El contrato para gestionar la perrera durante los próximos dos años y tres meses es de un millón de euros, y la idea es que el nuevo adjudicatario se haga cargo de ella en noviembre. Según ha podido saber este diario, hay dos aspirantes: un veterinario de la ciudad, al que respalda el colegio de veterinarios, y otra opción a nombre de una mujer a la que se le relaciona con una empresa de Siero, de la que recelan los animalistas. "¡Si es con mi dinero, sacrificios cero!", gritaban los participantes en la protesta en dirección a la plaza del Ayuntamiento, donde al final de la marcha se leyó un comunicado. "Basta ya de tanto sufrimiento, basta de tanta muerte sin sentido. Basta ya de que los animales vivan hacinados, en instalaciones esperpénticas y sin sentido", pidió a través del megáfono la portavoz de la Plataforma de Entidades de Protección Animal, Sandra Suárez. "Tanto sufrimiento es muy injusto, gratuito e innecesario. Cuanto más indefenso es un ser, más debería de protegerse", añadió durante su discurso.

"Me parece muy mal que se sacrifiquen animales cuando no está justificado. Estamos aquí porque creemos que todos ellos se merecen una segunda oportunidad y para que la sociedad se conciencie de que hay que tener un respeto por los animales. En este sentido somos tercermundistas", aseguraba Susana Blanco antes de que comenzase la marcha. A su lado, Adolfo García, abogaba por la castración gratuita y por el fomento de las adopciones para acabar con los sacrificios. "Cuando adoptas a un animal te obligan a pagar su castración y eso está provocando que bajen las adopciones. Debería ser algo gratuito, como ocurre en otras partes", defiende.

Ana Carús, una azafata jubilada, vino desde Gijón para sumarse a la protesta. "No es de recibo recoger animales de la calle para después acabar exterminándolos", afirma. En este misma línea se mantiene el estudiante ovetense Alejandro Andújar, que ayer portaba una pancarta con el lema "Sí a la adopción, no a los sacrificios". "Queremos obtener respuestas sobre lo que está ocurriendo en La Bolgachina y defender los derechos de los animales. En una sociedad moderna no se debería matar a nadie", asegura. Alfredo Martínez y Raquel Rey, ambos de Oviedo, mantienen que merece la pena emplear la mañana de un domingo para luchar por la dignidad de cualquier especie. "Todos los seres vivos tendrían que tener una muerte digna y parece que eso no está ocurriendo", dice la mujer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine