08 de noviembre de 2016
08.11.2016
Lne.es »

Ronzón: "Existe el Renacimiento en Castilla y es diferente del italiano"

La profesora de Filosofía destaca cómo Alonso de Cartagena demostró ante los británicos la prevalencia de España "con argumentos históricos"

08.11.2016 | 03:54
Elena Ronzón, ayer, durante su intervención.

Elena Ronzón, profesora Antropología Filosófica en la Universidad de Oviedo, recolocó ayer varias piezas y examinó ciertos tópicos con el ánimo de no menospreciar a España y particularmente no despreciar el Renacimiento en Castilla, que tuvo "características diferentes al de Italia", pero que ciertamente existió.

La profesora de Filosofía realizó esta tarea adentrándose en la figura de Alonso de Cartagena (Burgos, hacia 1384-Villasandino, 1456), que fue hijo de judío converso, obispo de Burgos (como su padre, que antes había sido rabino), humanista, diplomático, historiador y escritor. Ronzón intervino en la Escuela de Filosofía de Oviedo, con sede en la Fundación Gustavo Bueno.

Antes de llegar al personaje como tal, "autor de primera magnitud" en el que se introdujo "por una idea que en 1982 me sugirió Gustavo Bueno para una tesis doctoral", Elena Ronzón precisó el concepto de "humanismo" a la luz del Materialismo Filosófico de Bueno.

"Jacob Burckhardt, en su libro ya clásico 'La cultura del Renacimiento en Italia', afirma que dicho Renacimiento fue, sobre todo, el descubrimiento del hombre y de la naturaleza". No obstante, Ronzón ironizó levemente sobre esta idea tendente a la metafísica: "Al hombre se le ha descubierto varias veces".

En consecuencia, era necesario precisar la cuestión mediante una definición "histórico-filológica del Humanismo", a saber, que dicha corriente histórica comienza por hacer "filología del periodo clásico greco-latino, y ese humanismo filológico impulsa a continuación un humanismo histórico", Por tanto "no es el descubrimiento del hombre, sino el de la humanidad clásica".

Con ese marco general, "existe un Humanismo y un Renacimiento castellano", con un dato concreto: "En España confluyen tres religiones y tienen gran importancia los musulmanes y los judíos conversos". Este último dato enlaza directamente con Alonso de Cartagena, de quien Ronzón destacó una obra, "Proposición contra los ingleses", originada por la disputa sobre la preferencia protocolaria entre castellanos y británicos en el Concilio de Basilea (1434).

En dicha proposición, De Cartagena "demuestra el mayor honor de los castellanos, por mayor virtud objetiva, mediante argumentos históricos y no míticos". Dichos argumentos fueron, por ejemplo, "la antigüedad mayor de la casa real de Castilla, más la antigüedad de la cristianización (es decir, civilización) de España, o la grandeza del territorio castellano -con gran número de villas y ciudades-, o su centralidad en el mapa". Dichos argumentos indican que "la historia es tomada como historia terrena", lo que significa una perspectiva materialista -en el sentido que le da Gustavo Bueno al concepto-, y por encima de concepciones idealistas o metafísicas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine