25 de noviembre de 2016
25.11.2016
Lne.es »

La Policía Local detiene con ayuda de los bomberos al tirador de La Corredoria

Los agentes llevan a un examen médico al hombre que disparaba balines desde su ventana a la plaza Emilio Sagi

25.11.2016 | 03:59
La plaza Emilio Sagi, donde un hombre disparaba perdigones a los viandantes desde su ventana.

El hombre que dispara desde su ventana perdigones de plomo a los viandantes en la plaza Emilio Sagi, en La Corredoria, se sometió ayer un examen médico-forense y pasó a disposición judicial después de que la Policía Local le detuviese en su casa a primera hora de la mañana con ayuda de los Bomberos de Oviedo.

Los agentes cumplieron así un requerimiento de los Juzgados después de que el tirador fuese citado a juicio en dos ocasiones y nunca compareciese. Sin embargo, lo que parecía un operativo sencillo se complicó por la resistencia del protagonista, que se negó a abrirles la puerta. La policía, a eso de las 9.40 horas, llamó a los compañeros del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) para tener refuerzos y cambiar de estrategia. Los bomberos se plantearon entonces entrar por la ventana, pero el tirador decidió entregarse.

El arrestado alcanzó al menos a tres personas con sus disparos en los últimos meses y provocó numerosos daños materiales en el entono, incluidos vehículos. Uno de los afectados, Enrique Miranda, relató a LA NUEVA ESPAÑA, lo que le sucedió en mitad de la plaza Emilio Sagi: "Oí un disparo y sentí una punzada muy fuerte en el hombro. Me toqué instintivamente con la mano y pensé: 'La madre que me parió, este me ha dado". En realidad este vecino de La Corredoria recibió dos tiros (el segundo minutos después del primero) y su parte médico refleja que "presenta dos lesiones en la parte posterior derecha y parte posterior izquierda de la espalda, debajo de la última costilla".

Los vecinos aseguran que el tirador, "un hombre de treinta y tantos" que vive en un quinto piso de la plaza Emilio Sagi, ha provocado un rosario de dolores de cabeza a los residentes de su edificio; desde poner música a todo volumen a altas horas de la madrugada, hasta dar balonazos en las paredes de su casa, pasando por sellar con silicona las cerraduras del inmueble.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine