11 de enero de 2017
11.01.2017

Escudero: "Fernando Arango no fue muy querido en Pravia"

Los responsables del Instituto Bances y Valdés destacan la aportación a su villa natal del obispo que fundó la colegiata

11.01.2017 | 04:14
De izquierda a derecha, Juan José Escudero, Javier Néstor Val y Manuel Ruiz de Bucesta.

Si hubo un personaje controvertido en la Asturias del siglo XVIII ése fue Fernando Ignacio de Arango y Queipo, obispo de Tuy y fundador de la colegiata de Pravia. Así quedó de relieve ayer durante la presentación del libro "Vida y muerte de Fernando Ignacio de Arango Queipo", escrito por los pravianos Manuel Luis Ruiz de Bucesta y Juan José Escudero Martínez, presidente y vicepresidente, respectivamente, del Instituto de Estudios Históricos Bances y Valdés.

Ruiz de Bucesta, que además es académico de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía y canciller del Cuerpo de la Nobleza de Asturias, hizo hincapié en las numerosas contribuciones realizadas por Arango a su villa natal, entre ellas, la puesta en marcha de una escuela de primeras letras en la antigua iglesia de San Andrés, así como otras obras pías, entre ellas la fundación de la colegiata. Precisamente, ni siquiera ese hecho relevante le valió el cariño de los vecinos, que siempre le miraron con recelo, como resaltó Escudero, nieto del que fuera cronista oficial de Pravia, José Antonio Martínez. "Fernando Arango no fue querido ni por los vecinos de Pravia", destacó. Aunque, tal como añadió Ruiz de Bucesta, "fue una buena persona que amaba Pravia y que quiso mejorar la calidad de vida de los pravianos". "Todos deberíamos mirar esta tierra con el cariño con el que la miraba Arango, que siempre tuvo a Pravia en su corazón", añadió el escritor e historiador.

Javier Néstor Val Fernández resaltó en la presentación el exhaustivo trabajo de investigación realizado por los autores, que han buceado en archivos como el del Arzobispado de Oviedo.

El trabajo, que representa una continuación de la obra realizada por José Antonio Martínez, incluye un prólogo de Alfonso de Ceballos, vizconde de Ayala y marqués de la Floresta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine