20 de junio de 2017
20.06.2017
Un legado histórico-artístico único en el mundo

El tripartito garantiza que la variante del Prerrománico será de "bajo impacto"

La oposición respalda la construcción del nuevo vial, pero recela de los plazos y la financiación La primera reunión con el Principado, el viernes

20.06.2017 | 03:45
Turistas en Santa María del Naranco.

La variante del Prerrománico será de "bajo impacto medioambiental y visual", y "en ningún caso supondrá una agresión" al Naranco ni a las localidades de su entorno. Esta es la premisa básica que se marca la Concejalía de Urbanismo para la construcción de una carretera de circunvalación de 1,4 kilómetros que aleje al tráfico del conjunto monumental integrado por San Miguel de Lillo y Santa María del Naranco, milenarias edificaciones que están declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La previsión es que este nuevo vial tenga seis metros de ancho y que incorpore un carril-bici en el sentido de subida. Partirá de la avenida de los Monumentos, donde está la parada de autobús de Las Delicias, poco antes del desvío hacia Ules y el Centro Asturiano, Luego, discurrirá por un pequeño túnel en las inmediaciones de Constante, para enlazar con la calzada actual en un tramo ubicado más arriba de la Parrilla Buenos Aires.

La nueva carretera se enmarca dentro de un plan general para el entorno de los monumentos que incluye una gran zona verde de 300.000 metros cuadrados. La intención del edil de Urbanismo, Ignacio Fernández del Páramo (Somos), es coordinar todo el proyecto con el Principado, que, en principio, asumiría parte de las expropiaciones necesarias para su ejecución. Para ello, el concejal mantendrá el viernes un primer encuentro con la directora general de Patrimonio Cultural, Otilia Requejo, con el objetivo de concretarle cuáles son los objetivos del Consistorio para el Naranco y sus monumentos.

La iniciativa de ejecutar la variante del Prerrománico, un vial que figura en el Plan del Naranco diseñado por el arquitecto Ramón Fernández-Rañada en los años noventa del pasado siglo, recibió ayer el respaldo de los grupos de la oposición, aunque con objeciones, y no menores, a la capacidad del tripartito para llevarlo a cabo. Así, el portavoz del PP, Agustín Iglesias Caunedo, mostró la disposición de su formación a "hablar y participar" de un proyecto que considera "bueno" y que, recordó, "precisamente por ello" está recogido en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). Ahora bien, el también presidente de los populares criticó que "se engañe a los vecinos en lo referente al presupuesto y a los plazos". Según Del Páramo, la nueva carretera podría salir a licitación el próximo año. Su coste, de acuerdo con las estimaciones previas que obran en poder del Ayuntamiento, estaría por debajo de los dos millones de euros.

Por su lado, el portavoz de Ciudadanos, Luis Pacho, aseguró que "nadie se va a oponer a que se aleje el tráfico de los monumentos", pero criticó "que el tripartito ponga de nuevo en marcha la máquina de la propaganda sin concreción ni un compromiso real por parte de la Administración regional, a la que está implicando". Tras pedir "más seriedad y rigor al anunciar actuaciones tan costosas y agresivas", Pacho advirtió de que "teniendo en cuenta antecedentes como en el puente Nicolás Soria, nos tememos que se quede en humo tripartito".

Desde el Gobierno local, la portavoz de IU, Cristina Pontón, recordó que su formación lleva más de veinte años defendiendo la protección de los monumentos y se mostró esperanzada en que "por fin se lleve a cabo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine