02 de agosto de 2017
02.08.2017

Un año de cárcel para el hombre que intentó violar hasta en dos ocasiones a una chica de 26 años en Oviedo

El juez da credibilidad a la versión de la víctima, a la que varios testigos encontraron "en estado de shock" y con el sujetador desabrochado

02.08.2017 | 17:09

Un ovetense de 32 años fue condenado a un año de cárcel y el pago de una indemnización de mil euros por el juzgado de lo Penal número 4 de Oviedo por un delito de agresión sexual por intentar violar hasta en dos ocasiones a una chica de 26 años con la que pasó toda la noche y parte de la mañana de copas.

El juez da credibilidad a la versión de la chica, que aseguró que el acusado se abalanzó hasta dos veces sobre ella sin consentimiento, bajándose los pantalones, tratando de desvestirla y realizándole tocamientos dentro del vehículo del varón cuando este se encontraba estacionado en una calle sin salida de Otero a las dos del mediodía del pasado 7 de julio.

Ambos se encontraron a las seis de la mañana en el bar Salsipuedes. El hombre reconoció haber consumido cocaína en el local en el que se encontraba con un amigo y donde conoció a la chica, también acompañada en aquel momento por una amiga. A continuación, continuaron de fiesta por otros bares, llegando incluso a besarse en el baño de uno de ellos como reconocieron ambas partes.

Al mediodía se desplazaron a una sidrería de la calle Gascona. Ambos se quedaron solos y tras mostrar la chica su deseo de ir a casa, él se ofreció a llevarla y aceptó. Cuando llegaron a la calle El Rosal, donde tiene su residencia la joven, él hombre le pidió que le acompañara a dar un paseo durante una hora, pues era el tiempo que le faltaba para entrar a trabajar. La chica aceptó, poniéndole como condición que no tendrían relaciones y entonces él la llevó hasta una calle sin salida de Otero donde aparcó. Una vez allí, el hombre saltó al asiento del copiloto, se bajo los pantalones y la ropa interior al mismo tiempo que trató bajárselos a ella, pero logró zafarse y salir del vehículo.

El hombre la siguió, le dijo que había sido un malentendido y le pidió perdón. Instándola a volver al coche para llevarla a casa. De nuevo en el interior del vehículo, se repitieron los hechos, e incluso él llegó a desabrocharle el sujetador y tocarle los pechos pese a la resistencia de la mujer que logró huir de nuevo. En esta ocasión fue vista por varios peatones, que aseguraron verla "en estado de shock", colocándose la ropa y abrochándose el sujetador. Entonces el varón llegó y tras pedirle la chica que no se le acercase, le dijo: "¿ahora que me vas a denunciar por violación?" y huyó en coche.

La versión fue rebatida por el propio acusado, que testificó ante el juez que la mujer le había prometido sexo. "Si te vas a enfadar echamos un polvo", sostuvo que le había manifestado la chica a la que defendió haberle dejado las cosas claras. "Si vamos a follar me quedo, si no, marcho que trabajo", declaró en la vista oral en su defensa, a la que el juez no dio credibilidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine