07 de agosto de 2017
07.08.2017

San Salvador, la romería de la fe

"Es una fiesta auténtica que no precisa folclore", dicen los asistentes a la misa del patrón de la ciudad, que llenaron la Catedral

07.08.2017 | 15:22
Arriba, los feligreses recogen los ramos de laurel de la imagen de San Salvador. A la izquierda, la bendición.

Oviedo vivió ayer su fiesta patronal con la fe como único y exitoso reclamo. A falta de romerías, programación musical ni folclore, cientos de ovetenses y visitantes vieron en el fervor religioso motivo suficiente para llenar la Catedral y asistir a una misa oficiada por el Arzobispo Jesús Sanz Montes, en el que este aprovechó la celebración para desear "la pronta recuperación de la libertad en el pueblo hermano de Venezuela".

"Quien va a Santiago y no al Salvador, visita a su criado pero no a su señor", esta frase lapidaria con la que se trata de atraer la atención de los peregrinos para que visiten la Catedral fue asumida por muchos de los presentes como argumento suficiente para no fallar a esta cita tradicional de cada 6 de agosto en la ciudad. "Mucha gente no sabe que San Salvador es nuestro patrón y no San Mateo", declaró la incondicional de esta cita, Maribel Sánchez, que cree que San Salvador recoge la verdadera esencia de lo que debe ser una celebración religiosa. "Es una fiesta auténtica, que no precisa folclore, sino sólo la fe de uno mismo" añadió.

Sánchez fue sólo una de los muchos feligreses que se agolparon tras la misa en torno a la imagen de San Salvador, rodeada de laurel como manda la tradición, para llevarse a su casa algunas de las ramas bendecidas previamente por el propio Arzobispo, que estuvo acompañado por varios religiosos. Entre la representación institucional, sólo acudió una delegación municipal del PP, representado por Gerardo Antuña , Fernando Fernández Ladreda y María Ablanedo.

Durante su intervención, Sanz Montes aprovechó para agradecer la presencia de los representantes municipales, aunque no hizo referencia a las ausencias, dejando aparcadas en esta ocasión las conocidas diferencias entre el gobierno tripartito y la Iglesia que, entre otras cosas, en el último año provocaron la suspensión de actos tradicionales entre ambas instituciones como son el caldo de Domingo de Ramos o las fresas del Corpus.

El prelado sí aprovechó para hacer especial mención al conflicto político que vive Venezuela, y mostró sus deseos de que ese "pueblo hermano" pueda "celebrar pronto la recuperación de las libertad" para favorecer "la convivencia" de todos los venezolanos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine