27 de agosto de 2017
27.08.2017

El cura de San Claudio se despide entre lágrimas de sus feligreses

Luis González, párroco de la localidad desde 2002, se marcha a Santiago de Sariego

27.08.2017 | 03:20
Luis González, sentado en el centro, rodeado de sus parroquianos, ayer en San Claudio.

En la misa y con los regalos, el cura de San Claudio durante estos últimos quince años no pudo reprimir las lagrimas durante la emocionante despedida que ayer le dieron sus feligreses. Luis González llegó a San Claudio en 2002, para hacerse cargo de la unidad parroquial en la que también estaba integrada Loriana, y al año siguiente se le sumaron Sograndio y Santa Marina de Piedramuelle. A lo largo de todo este tiempo ha acompañado a sus vecinos en el devenir cotidiano y en momentos decisivos en su historia, como el cierre de la fábrica de loza. Sus parroquianos se lo agradecieron ayer con mucho cariño, muchos regalos y una larga sobremesa.

Casi doscientas personas, 197 exactamente, le acompañaron en la comida que se celebró en una sidrería de Pruvia. Casi cuatrocientas participaron en el regalo que se le entregó. Tantas contribuciones hubo que Luis González se llevó varios obsequios: un cáliz, un reloj, un maletín y hasta un cheque regalo para gastar en un comercio. El cura se emocionó visiblemente durante la misa, que él mismo ofició y en la que recordó a sus padres y a su hermano gemelo, todos fallecidos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine