20 de septiembre de 2017
20.09.2017

Descarga de color en el cielo ovetense

Miles de personas disfrutan de unos fuegos marcados por la variedad de tonos y figuras y un final con clara inspiración en la fiesta canguesa

21.09.2017 | 00:51
Descarga de color en el cielo ovetense

Los ovetenses dieron ayer la bienvenida al día grande de las fiestas de San Mateo con un enorme derroche de ruido y de color que congregó a miles de personas mirando de manera coral al cielo durante alrededor de media hora. El Parque de invierno reunió  al grueso de unos espectadores que en muchos casos madrugaron para tomar un buen lugar en el que disfrutar de un espectáculo que estuvo marcado por una amplia variedad de tonalidades y figuras, rematados con una traca que recordó a La Descarga de Cangas del Narcea, pero eso sí, menos escandalosa y bastante más coloreada.

Muchos fueron los "madrugadores" que se apresuraron a tomar los mejores sitios sabedores del poder de convocatoria de la cita en la que algunos hasta se llevaron mantas para contemplar tumbados en las zonas verdes las explosiones de color que iluminaron la noche ovetense.

En total fueron más de 33.500 los cohetes lanzados al cielo gracias a los preparativos de un equipo de diez personas que desde las once de la mañana hasta la medianoche mimaron hasta el más mínimo detalle para que todo saliera a la perfección. "Está pensado para que disfruten mayores y pequeños", advertía el ingeniero técnico de Pirotecnia Pablo, la empresa responsable de los fuegos, Raúl Álvarez.

Los colores de la ciudad estuvieron presentes en buena parte del espectáculo pirotécnico, pero también destacaron las tonalidades crema y pastel, que apoyaron la intención de los promotores de hacer un guiño a la entrada del otoño, igualmente respaldada por los conocidos como "falling leaves" –hojas que caen en castellano– que tuvieron también un destacado espacio.

A lo largo de la media hora en la que los presentes alzaron la vista de manera casi ininterrumpida pudieron verse en el cielo de Oviedo otras figuras vanguardistas en el mundo de la pirotécnia como las conocidas como flores japonesas, las lluvias de crackers y otros clásicos como las medusas y los diablos.  Del mismo modo, la estrategia de dividir los lanzamientos en 60 secciones con dos alturas diferentes contribuyó a que la acumulación de humó no impidiese el disfrute de las estampas dibujadas, a más de cien metros de altrua en algunos casos, sobre los terrenos de un abarrotado Parque de Invierno en el que se respiraban las ganas de fiesta del público, unido a cierto tufillo a pólvora que se intensificó durante la descarga final, dando paso a los aplausos del personal, entusiasmado por haber disfrutado de un gran espectáculo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine