20 de octubre de 2017
20.10.2017

Clases prácticas para salvar vidas

Ciento setenta alumnos de La Corredoria y el Pérez de Ayala aprenden a hacer reanimación cardiopulmonar en el Instituto de las Emergencias

20.10.2017 | 03:43
Dos alumnos del IES de La Corredoria y del Pérez de Ayala, ayer, durante una simulación de RCP (reanimación cardiopulmonar) en el Instituto de las Emergencias.

Que alguien se atragante con un trozo de pan y no pueda respirar es una situación límite que pone a prueba a cualquiera. No todo el mundo sabe reaccionar y hacer las maniobras necesarias para evitar la obstrucción de las vías respiratorias y salvar una vida. La Fundación del Transporte Sanitario de Asturias y el Instituto de las Emergencias (IEDUCAE) enseñaron ayer a 170 alumnos de Secundaria y Bachillerato a superar con éxito este tipo de urgencias y de paso celebrar el Día Europeo de Concienciación ante el Paro Cardiaco.

Chavales del Instituto de La Corredoria y del Pérez de Ayala acudieron de nueve a doce de la mañana con sus profesores a la sede que IEDUCAE tiene en el Polígono Espíritu Santo para recibir clases teóricas y prácticas de parte de profesionales sanitarios que centraron sus esfuerzos en enseñarles a hacer una RCP (Reanimación Cardiopulmonar). También formó parte del temario el correcto manejo de un desfibrilador y la visita a una exposición de vehículos de emergencias en la que había una Unidad de Soporte Vital Avanzado (UVI) y Soporte Vital Básico, una Unidad de Apoyo Logístico, un Vehículo de Intervención Rápida (VIR), un puesto sanitario avanzado, y ambulancias de tipo convencional y de uso colectivo.

Raquel González, de 15 años, puso en práctica lo que minutos antes le habían explicado dos sanitarios con la ayuda del torso de un muñeco. Su RCP fue perfecta. En caso de que la hubiese hecho en la vida real, habría elevado la tasa de supervivencia de un enfermo en parada cardiorrespiratoria en aproximadamente un 40 por ciento. En España se producen unos 1.000 paros cardiacos al año y un 80 por ciento de ellos ocurren fuera de los centros sanitarios, donde cualquier persona puede actuar precozmente.

La Fundación del Transporte Sanitario de Asturias, constituida el 11 de abril, acaba de activar su programa "Enseñando a salvar vidas, enseñando a salvar corazones: el valor de los primeros intervinientes", con el que desarrollará talleres anuales para más de 2.250 personas. Estas actividades (como la celebrada ayer) están dirigidas a niños de los ciclos escolares de Infantil y Primaria, así como a alumnos de Secundaria y Bachiller, sus profesores, padres y tutores, y personal con responsabilidad en centros docentes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine