17 de noviembre de 2017
17.11.2017
El nuevo diseño urbano de la entrada a la ciudad

Un bosque y un lago vertebran el proyecto ganador del diseño del bulevar de Santullano

El trabajo de Eslava y Tejada resulta elegido con un estudio que plantea tres rotondas para disgregar el tráfico y cuatro aparcamientos e incorpora la Fábrica de Armas

17.11.2017 | 12:08
Vista general de la zona central del bulevar en una recreación infográfica del proyecto.

Un bosque y un lago, en eso se convertirá, dentro de unos seis años y si nada se tuerce, la nueva entrada a Oviedo por la vieja "Y". El proyecto "Bosque y valle" de los arquitectos pamplonicas Miguel Ángel Tejada y Carla Eslava, con estudio en Madrid, se impuso ayer en la mesa-jurado de contratación en el concurso internacional para diseñar la nueva entrada por el Este de la ciudad, el bulevar de Santullano. El jurado técnico, el primero de estas características que se utiliza en un concurso urbanístico en el Ayuntamiento de Oviedo, les otorgó 74,49 puntos, casi diez más que los segundos y que el tercero, puestos ocupados por otros dos estudios muy relevantes, el de Burgos y Garrido y el de Pachi Mangado.

El bulevar. La propuesta de Eslava y Tejada se articula sobre un bulevar de entre 35 y 40 metros de ancho, según las zonas, con el tráfico a uno y otro lado, dos carriles de entrada a Oviedo, en el lado norte, y dos en el lado sur de salida. En el medio, una gran mancha forestal con especies autóctonas que al llegar a San Julián de los Prados crecerá para convertirse en un pequeño bosque urbano con un gran lago en el centro. Esa pastilla verde se genera con un trazado que, en sentido salida de la ciudad, pega la carretera al exterior del último edificio de la fábrica de armas de la Vega, la nave en forma de sierra de Sánchez del Río.

La Fábrica de Armas. Esta es una de las claves del proyecto, que integra el conjunto fabril en la ciudad, proyectando la demolición del muro y pensando en generar una nueva calle pegada a esa nave, que con los años se convertiría en un edificio con bajos comerciales y vistas hacia la nueva laguna de Santullano, junto a la iglesia Prerrománica.

Tres rotondas. La otra idea fuerte del proyecto consiste en una nueva distribución del tráfico de entrada a la ciudad. En su extremo oriental, nada más superada la salida directa al nuevo HUCA y a la altura del actual cartel de entrada a la ciudad, una gran rotonda se convertirá en la nueva puerta de entrada a la ciudad, y permitirá distribuir tráfico hacia la zona hospitalaria y hacia los barrios de Cerdeño, la Tenderina y Ventanielles.

La segunda rotonda se encuentra a la altura de la avenida de Atenas, antes, el bulevar queda atravesado por la carretera del Rubín. En uno y otro caso, el trazado del nuevo paseo central juega con las cotas para equilibrar la altura de la ciudad con la de las vías que hasta ahora cruzaban por arriba. Las conexiones en la avenida de Atenas serán las mismas que ahora ofrece la calle, enlazando directamente con Los Prados y con el Rubín.

La tercera rotonda se genera a la altura del Palacio de los Deportes y es la puerta de entrada a la zona del "valle", es decir, la ampliación de la mancha verde en el entorno de la nueva laguna frente a San Julián de los Prados. Para lograr esta nueva rotonda el proyecto introduce aquí dos de las alteraciones más significativas del actual trazado urbano. Se elimina la pasarela peatonal que unos metros antes conecta con Los Prados y desaparece también, unos metros después, la calle Ángel Cañedo. La comunicación entre uno y otro lado pasa ahora por esa rotonda en la que desemboca la calle Dobra, en la parte de atrás del Palacio.

Cuatro aparcamientos. Además de la nueva distribución del tráfico a uno y otro lado de la ciudad, entre Teatinos y Ventanielles, el proyecto plantea una serie de aparcamientos que vendrían a cumplir una función disuasoria para fomentar desplazamientos a pie, en bicicleta y en transporte público. El primer aparcamiento, en superficie, ofrecerá 500 plazas justo a la salida de la primera rotonda, próximo al HUCA, contribuyendo, así, a solucionar los problemas de estacionamiento del complejo hospitalario. Otros dos aparcamientos se generan en el entorno del Palacio de los Deportes. Uno es el actual estacionamiento en superficie de Los Prados, que pasa a ser subterráneo y gana en plazas de garaje. En el entorno del centro comercial también se propone una transformación importante, con más zonas verdes y de juego infantiles, paseos y desaparición de calles. El tercer aparcamiento, también subterráneo, se diseña justo debajo del Palacio de los Deportes. Por último, está previsto un cuarto aparcamiento bajo tierra en la fábrica de Armas.

Movilidad y otros usos. El bulevar plantea sendas peatonales y para bicicletas. El propio lago, que contará con embarcadero, se puede atravesar. También se han previsto nuevas líneas de autobuses que conectarán con la zona, y en la masa verde se proponen zonas de juegos infantiles, tradicionales, espacios para picnic o pistas deportivas. En el espacio ganado al aparcamiento de Los Prados se diseña, en la superficie un anfiteatro al aire libre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine