17 de diciembre de 2017
17.12.2017

Roban y destrozan un bar en La Florida por séptima vez: "Estamos hartos", dicen los dueños

Los cacos asaltaron el local por última vez el jueves para llevarse botellas de alcohol, una televisión y 285 euros de la caja

17.12.2017 | 08:23
Daniel Buylla señala la zona del bar por la que entraron los cacos el jueves por la noche. En el recuadro, un detalle de los destrozos.

Siete robos en cinco años. Es el balance de un establecimiento hostelero del barrio de La Florida, en la calle Doctores Fernández-Vega, cuyos titulares aseguran no poder más. "Estamos muy hartos", explica Sara Alonso, a la que ya en 2012 le robaron el "bote" que los clientes habían habilitado como regalo por su embarazo; el pasado viernes, los cacos allanaron por séptima vez su negocio para llevarse una tele, botellas de alcohol y 285 euros de la caja registradora, además de causar numerosos destrozos.

Los asaltantes arrancaron un panel de madera que sustituía a una ventana destrozada en uno de los seis robos anteriores. Con la retirada del panel se llevaron también el cable de las cámaras de seguridad, quizás intencionadamente, impidiendo que los hechos fueran grabados. Al tratarse de un local un poco apartado de los bloques de viviendas, los vecinos no hicieron nada y los delincuentes camparon a sus anchas para revolver toda la estancia, donde, sorprendentemente no atacaron las máquinas tragaperras. "Es raro, porque la última vez, en octubre, se llevaron el dinero de tres máquinas", indica Alonso sobre un robo que sí fue grabado, aunque sin que haya resultado posible identificar a los delincuentes, que actuaron encapuchados.

Los titulares del establecimiento, Raquel Alonso y su marido Daniel Buylla, ya no saben qué hacer para evitar estos episodios desagradables y negativos para la economía familiar. "Cada vez que entran lo hacen por un sitio distinto", comenta con hartazgo la mujer tras ver cómo su bar era objeto de robos perpetrados desde los baños, la cocina, el lavadero o a través de las ventanas. "Ni alarmas, ni cámaras ni el cambio de ventanas nos sirvieron de nada", declara.

Sigilo y previsión

Los afectados opinan que los asaltantes actúan con previsión y mucho sigilo y también con cierta planificación, a tenor de las circunstancias de cada uno de los asaltos. "No puede ser casualidad haber entrado en el bar justo en días en los que teníamos botes llenos de dinero como el de mi embarazo o el de la peña de la primitiva", sospecha la mujer acerca de unos hechos denunciados siempre a la Policía. "Algunos agentes ya han venido más de cuatro veces, se lo toman a broma", relatan los dueños del bar.

Pese a lo aparatoso de algunos robos, como el del pasado jueves, cuando los asaltantes dejaron el bar patas arriba, sólo en una de las ocasiones anteriores los vecinos escucharon ruidos y pudieron llamar a la Policía, lo que da cuenta de sus sigilosas actuaciones.

La pareja de hosteleros señala que, en una ocasión, la Policía detuvo a dos menores, "pero no les pudieron hacer nada".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine