Lne.es »

La unión azul siempre hace la fuerza

El 26 de marzo de 1926 la fusión del Stadium y el Deportivo Oviedo, los dos equipos de la capital a comienzos del siglo XX, desembocó en el nacimiento del actual Real Oviedo

29.03.2016 | 03:39

Fue a principios del pasado siglo XX cuando el fútbol hizo irrupción en la capital asturiana de las manos de jóvenes ovetenses que estudiaban en Inglaterra. En el año 1903 saltó a la escena la primera sociedad de la que se tiene constancia, el Oviedo Football Club, conjunto pionero que tendrá una escasa vigencia. A este le sucede el Sport Ovetense, fundado poco después y con igual trayectoria. Ha de esperar la capital asturiana a 1908 para ver aparecer la primera entidad seria: el Stadium Club Ovetense, que vestía con camisa auriazul y pantalón negro. La joven sociedad disputaba sus encuentros en el Campo de Llamaquique y durante unos años compite con clubes gijoneses y de otras localidades astures principalmente. Poco a poco se va haciendo un hueco entre los principales clubes de la región y en 1914 recibe el título de Real, pasando a ser denominado Real Stadium Club Ovetense. La entrada de nuevos directivos y las ideas propias que traían estos provocaron que en abril de 1919 surgiese una escisión dentro del club, naciendo el Club Deportivo Ovetense, entidad que en su origen compartía el campo de Llamaquique con el Real Stadium Club Ovetense. El conjunto recién nacido con el tiempo pasó a ser conocido como La Sportiva y alternó hasta 1926 equipajes con camisas blanquiazules o blancas siempre con pantalón negro. En la temporada 24-25 el Real Stadium Club Ovetense se proclamó campeón de Asturias, siendo el mayor logro de este club que por fin rompía la hegemonía del Sporting de Gijón en la región. Los años 20 no fueron muy buenos para los dos equipos ovetenses, que contaban con aficiones encontradas y una gran fragilidad frente a los equipos de Gijón, Avilés o Mieres. Esta desunión provocó que, a finales de 1925, ambas iniciasen unas conversaciones para tratar su fusión en una nueva más potente.

El consenso al que llegaron se tradujo en la fundación del Real Oviedo Football Club. Era el 26 de marzo de 1926. Se decidió que la equipación fuera camisa celeste y pantalón blanco y se llevara impreso el escudo con la Cruz de los Ángeles. Carlos Tartiere fue elegido presidente por unanimidad entre los catorce compromisarios, siete por cada bando, y Mr. Pentland como primer entrenador, empleando el Campo de Teatinos como sede.

El Real Oviedo F. C. comenzó su andadura en el Campeonato Regional Asturiano durante la temporada 26-27, pero no sería hasta la 27-28 cuando conquistaría su primer título de campeón, trofeo que repetiría en la edición 28-29. El 23 de noviembre de 1928 se acuerda crear una Liga de fútbol con clubes profesionales y partidos a ida y vuelta. El 10 de febrero de 1929 es la fecha elegida para iniciar la competición, estando claros nueve de los diez participantes pero en duda el décimo. El Real Oviedo F. C. no se hizo con ellas y hubo de conformarse con jugar el Campeonato de Segunda División, torneo en el que finaliza séptimo al término de la temporada 28-29, y quinto en la 29-30. Entre 1929 y 1931 el club sufrió una crisis en su juego que provocó que se mantuviera alejado de conquistar el Campeonato Regional y en Liga quedase octavo durante la campaña 30-31. Pronto cambiaría su suerte.

Con el objetivo del ascenso en mente, el Real Oviedo fichó en 1931 a Herrerita. En la campaña 31-32 acaban segundos y cambian su nombre por el de Oviedo Football Club al establecerse la República, además de inaugurarse el nuevo campo de Buenavista, más funcional y amplio que el anterior. Con un terreno de juego nuevo y una afición ilusionada, los azules ascienden por fin a Primera División al término de la campaña 32-33 tras ser campeones de Liga. El club ovetense debuta entre los grandes en la temporada 33-34 con un sexto puesto. Las dos siguientes acaban terceros. Cuando todo parecía entrever que el Oviedo F. C. iba a dar mucho que hablar en la siguiente campaña, el estallido de la Guerra Civil cercenó de cuajo tales aspiraciones y durante los cuatro años siguientes anduvo la afición local sin fútbol y sin estadio, que quedó asolado. En la campaña 40-41 se retomó la competición. La década de los cuarenta significó el asentamiento del club carbayón entre la élite, jugando todos los años en Primera División. No ocurrió lo mismo en la de los cincuenta. La entidad se convirtió en un club ascensor. Tras el ascenso de 1953, en 1954 descienden junto al Real Gijón C.F.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine