"Algunas pacientes temen que la sociedad las juzgue por parecer vanidosas"

"A partir de los 40 años la prevención es fundamental y los resultados obtenidos con nuestros tratamientos serán más satisfactorios y naturales"

04.05.2016 | 04:04
El dermatólogo Carlos Suárez García.

-Hoy en día, dentro de su campo, ¿hay solución para todo?

-Desafortunadamente, no, pero sí podemos afirmar que todo se puede mejorar. En manos de un buen profesional se puede devolver el atractivo y la frescura, conservando la naturalidad y la expresión que nos hacen diferentes y especiales, y con la suficiente sutileza como para pasar inadvertidos para quien nos mira.

Carlos Suárez García, experto en dermatología estética y especialista en cirugía dermatológica, lleva desde 2009 aplicando los más novedosos tratamientos en la Clínica Dermatológica Sánchez del Río. Una labor que se ha visto complementada recientemente con la adquisición del Fotofinder Adonia, con el que se realiza un análisis temático de la piel.

-La dermatología estética parece que está viviendo un crecimiento imparable€

-En un momento en que la estética está en pleno auge, los pacientes valoran cada vez más el papel del dermatólogo para abordar los problemas estéticos desde un mayor rigor científico, ofreciendo las mejores soluciones con la mayor seguridad, minimizando los efectos secundarios y potenciando los resultados.

-¿Qué tratamientos ofrecen en la clínica?

-Intentamos ofrecer una solución integral para todos los problemas estéticos que afecten a la piel. Disponemos de las más modernas técnicas en rejuvenecimiento facial mediante láseres: Q-switched de alejandrita para el tratamiento de manchas solares y eliminación de tatuajes; láser vascular secuencial PDL y Nd-Yag para tratar dilataciones vasculares tanto en cara como en piernas; láser CO?2; fraccionado para tratamiento de arrugas y cicatrices de acné; luz pulsada optimizada, rellenos y mesoterapia con ácido hialurónico, y plasma rico en plaquetas (PRP), para devolver los volúmenes faciales y mejorar la laxitud e hidratación de la piel. También contamos con toxina botulínica para corregir las arrugas de expresión, peelings para melasma y acné; láseres de depilación (alejandrita, diodo) y escleroterapia eco-guiada con microespuma de polidocanol, para tratamiento de varículas en piernas.

-¿A partir de qué edad es recomendable someterse a este tipo de tratamientos?

-Existe una tendencia a iniciar estos tratamientos en pacientes cada vez más jóvenes. A partir de los 40 años la prevención es fundamental y los resultados conseguidos con estas técnicas serán más satisfactorios y naturales, lo que va a permitir a muchas mujeres envejecer bien y de una forma más serena.

-Acaban de adquirir un Fotofinder Adonia...

-Es un nuevo sistema que combina la fotodocumentación clínica con un análisis de la piel evaluando cinco factores: poros, pigmentaciones, vasos, arrugas y uniformidad. De esta forma, el software ofrece una valoración objetiva del estado de la piel del paciente. Usando el trípode facial con ángulos predefinidos, el paciente se coloca en posición y distancia óptimas para la captura. Con la cámara, controlada por software, y un sistema de iluminación propio, se toman varias imágenes del rostro para su posterior análisis. Una vez iniciado el tratamiento, Fotofinder Adonia puede ir controlando la evolución del mismo mediante fotografías de seguimiento. Genera unas fotografías de antes y después tan fieles que hacen visibles incluso los cambios más pequeños producidos después de cada sesión de tratamiento. Tras el análisis, genera un informe con las fotografías y los resultados. Este informe es perfectamente imprimible y entregable al paciente para que pueda comprobar la eficacia del tratamiento.

-¿Los tratamientos estéticos siguen siendo una cuestión mayoritariamente femenina?

-Es cierto que la mayoría de los pacientes son mujeres, pero cada vez más hombres se preocupan por su imagen y se someten a estos tratamientos. Es muy importante conocer las distintas características anatómicas en cada sexo para optimizar los tratamientos y no "feminizar" las caras. En los hombres las preocupaciones estéticas principales se centran en la alopecia y en la depilación permanente del pelo, sobre todo en la espalda.

-Pero es tan difícil dar el primer paso...

-Algunas mujeres valoran si hacerse o no un tratamiento hasta diez años antes de dar el primer paso. Les asusta que la sociedad les juzgue por parecer vanidosas y superficiales. Las pacientes tienen profundos miedos emocionales y racionales acerca de resultados artificiales y la mala información puede crear confusión y reforzar estas inquietudes. Es nuestro deber explicarles cuántas pacientes tratamos diariamente que son "igual que ellas" y que este tipo de tratamientos se ha convertido en la norma. Su aspecto después del tratamiento será natural, seguirán reconociéndose a sí mismas y conservarán todas las características positivas de su aspecto individual.

-¿Qué es lo que más demandan los clientes en la actualidad?

-El procedimiento estrella es la infiltración de toxina botulínica. Se trata de una técnica inmejorable para suavizar las expresiones menos estéticas de la mímica facial (envejecimiento, cansancio, estrés, tristeza) y sus correspondientes arrugas de expresión, sobre todo en la mitad superior de la cara. El objetivo no es eliminar todas las arrugas, sino mantener la expresión del paciente, pero dando un aspecto más descansado y fresco.

-¿Qué factores cree que influyen más a la hora de tener una buena o mala piel?

-Como en todo, la genética es fundamental. El tipo de piel predispone a tener determinadas patologías que hay que prevenir. Entre los factores externos el más destacable es la exposición prolongada al sol, que minimizaremos con el uso frecuente de antioxidantes y fotoprotectores. Por último, una alimentación adecuada, la abstención del tabaco y el alcohol, dormir al menos 8 horas y una vida relajada sin estrés contribuirán a mantener la piel en un perfecto estado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine