La Nueva España
Premio "Pablo Iglesias". Fin de grado en Relaciones Laborales y Recursos Humanos
Concedido a: Estefanía González Piedra 

Una gran apasionada de los recursos humanos

Titulada en Psicología, Estefanía González se embarcó en una segunda carrera y dos másteres, uno público y otro privado, sobre prevención de riesgos y recursos humanos

27.11.2015 | 04:13
Estefanía González Piedra tras recibir su premio.
Estefanía González Piedra tras recibir su premio.

La candasina Estefanía González Piedra decidió estudiar Psicología tras acabar el Bachillerato. Tras finalizar la carrera, sin ningún tipo de problema, se dio cuenta de que había un tema en el que necesitaba seguir profundizando: los recursos humanos. Ni corta ni perezosa, optó por matricularse en el grado de Relaciones Laborales y Recursos Humanos, y saciar así su sed de conocimientos en la materia. Eso sí, sin dejar la Psicología de lado, ya que al mismo tiempo que esta segunda titulación decidió cursar dos másteres, uno de una entidad pública y otro de una privada, sobre prevención de riesgos y recursos humanos. Esta segunda carrera superó sus expectativas. "Me gustó muchísimo, ya que toca aspectos de otras disciplinas como el derecho, y me pareció muy interesante", reconoce. Tanto que no le costaba desplazarse todos los días hasta Oviedo y volver a última hora a su casa en Carreño, un trayecto que, finalizados los estudios, sigue realizando, ya que ha comenzado a trabajar. "Desde el pasado año soy becaria en el departamento de recursos humanos de EDP Energía, y estoy encantada, ya que es en lo que me gustaría especializarme", desvela. "Además, ahora para trabajar en este campo en ocasiones requieren el título de Psicología, así que estoy bien preparada", cuenta.

Respecto al premio que recogió ayer, asegura que fue una gran sorpresa saber que había sido la ganadora. "La nota final que obtuve fue muy similar a la de mi primera carrera, y no fui premiada, así que no esperaba que esta vez fuera para mí, pero al pedirnos a los mejores alumnos de la promoción dar el discurso en el acto de graduación me di cuenta de que estaba más cerca de lo que creía". Un expediente más que sobresaliente que obtuvo con mucho esfuerzo y dedicación, pero no en exclusiva. "Daba clases de inglés y los fines de semana era árbitro de mesa en fútbol sala. He de reconocer que no tuve que renunciar a nada, pero fue muy duro el pasar tanto tiempo fuera de casa", señala. "Entre clases y trabajos, pasaba muchas horas en la Facultad", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine