La Mareona, ejemplo de fidelidad absoluta a unos colores

El club batió esta campaña el récord histórico de socios, con 22.906

17.05.2016 | 05:29
Los aficionados desplazados a Riazor celebran uno de los goles del Sporting ante el Deportivo.

"Es una pasada la afición que tenemos, la mejor del mundo, por eso nos merecemos estar en Primera, gracias". Con estas palabras se despedía Abelardo de la rueda de prensa ofrecida el pasado domingo tras el duelo ante el Getafe. La "Mareona", con 5.000 seguidores, se dejó notar en el Estadio Alfonso Pérez, inundando el graderío con los inconfundibles colores rojiblancos. Fue una muestra más del patrimonio impagable con el que cuenta el Sporting: su fiel hinchada.

No importa la distancia o las dudas que pueda transmitir el equipo, nada importa para que la plantilla cuente con el apoyo incondicional de su jugador número doce. Siempre se deja notar desde las gradas. En El Molinón, en el Alfonso Pérez, en Riazor, en Anoeta, en Ipurúa, en el Vicente Calderón, en Mestalla, en San Mamés o en el Santiago Bernabeu. La afición apoya siempre, incansable en mayor o menor número, en todos los campos a los que el Sporting ha acudido. La torcida rojiblanca se mueve por puro sentimiento y amor a unos colores, convirtiéndose en el patrimonio más poderoso con el que cuenta la entidad rojiblanca. Su presencia repercute en el césped, convirtiéndose en el aliento de los pupilos de Abelardo en cada encuentro.

Al margen de conseguir desplazamientos a la altura de muy pocas aficiones en el mundo, el Sporting batió esta temporada el número de abonados para acompañarles en sus duelos como locales. 22.906 socios, una cifra que superó en medio millar el récord histórico de abonados en una temporada. Hay que trasladarse a la campaña 1982-83 para recordar un dato de semejantes magnitudes.

Sus gargantas son infatigables; sus muestras de apoyo, incondicionales; su colorido se ha impregnado en las pieles de los aficionados y su sentimiento se ha contagiado a los más pequeños, que vuelven a lucir la camiseta del Sporting por las calles. El Sporting se ha puesto de moda nuevamente en toda la región.

Pocos clubes de la máxima categoría pueden contar en su haber con el apoyo de una hinchada que, en estos momentos de la temporada en el que su equipo podría descender de categoría, es cuando más fiel se muestra. Pase lo que pase, el Sporting seguirá contando con una afición plena de grandeza y señorío.

Una afición que se deja notar

La afición rojiblanca ha estado presente en todo momento y ha dejado su huella con grandes desplazamientos por toda la geografía nacional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine